En esta ocasión toca turno a personalidades del espectáculo mexicano (cine, música y televisión) que han demostrado ser aficionados fieles a sus respectivos equipos, además de propagar su amor al futbol donde quiera que se paren. De igual forma existen celebridades que se ligan al balompié por distintos motivos.

SERGIO GOYRI. Actualmente se le ubica como actor de telenovelas, pero sus buenas épocas las vivió en la pantalla grande junto a celebridades como los hermanos Almada y Valentín Trujillo. Previo a incursionar en la actuación, Goyri anduvo por las canchas en las fuerzas básicas de Pumas. Sí, quería ser futbolista y de hecho llegó a ser compañero de Hugo Sánchez en las juveniles del conjunto universitario. Desistió a las andanzas del balón porque se le aparecieron los escenarios. Curiosamente no simpatiza con la escuadra del Pedregal, sino con Chivas, la camiseta de sus amores. Acude al estadio cuando tiene oportunidad, gusta de apostar y acepta que tiende a enojarse cuando pierde el Rebaño.

LIDIA ÁVILA. Célebre por integrar el grupo OV7 y poseedora de una belleza que roba suspiros por racimo, Ávila también es futbolera. Contra todos los pronósticos, para sorpresa de propios y extraños, su lealtad no es con un club de primera división sino del circuito de ascenso. Su corazón está con Estudiantes de Altamira, equipo al que gusta de apoyar en las tribunas del estadio, además de manifestar su fidelidad en redes sociales, donde suele compartir imágenes y opiniones de lo que goza y sufre como aficionada de la escuadra tamaulipeca.

CRISTIAN GONZÁLEZ. Criticado por un sector de la comunidad cinematográfica nacional y al mismo tiempo venerado por cinéfilos que gustan del cine de culto, el llamado Rey del Mexplotaition, o bien El amo del videohome, es apasionado del Atlante. Desde su infancia hasta la fecha lleva bien pegados los colores azulgrana al pecho, al grado de ser una enciclopedia de anécdotas, nombres y leyendas atlantistas. Por si fuera poco puede presumir de ser admirado por directores como Robert Rodríguez (Planet terror, Machete).

EDITH GONZÁLEZ. Para muchos la mejor Aventurera de la puesta en escena del mismo nombre. Actriz de amplia trayectoria, amor platónico de jóvenes que suspiran por una mujer madura, Edith es futbolera de hueso colorado. Su equipo es Chivas, al que le es fiel desde que era pequeña. Gusta de presenciar sus partidos, sea por tele o en el estadio, y no le gusta que la molesten en esos instantes pues todas las emociones deben estar concentradas en el juego. Es de las que no escatiman para dar a conocer sus posturas en torno a lo que considera hace mal la directiva.

Lee también   10 curiosidades: jugadores que brillaron después del mundial Perú 2005

JORGE ORTIZ DE PINEDO. Hay gente a la que su sentido del humor no le viene nada en gracia, por lo que se le ubica más como necaxista que como comediante. Sin embargo uno de sus méritos radica en revivir a los Rayos en el medio del espectáculo, siendo Don Ramón su antecesor. Cuando se dice que Necaxa apenas y tiene aficionados, Ortiz de Pinedo es referente inmediato.

EL SEÑOR BARRIGA. Personaje interpretado por Edgar Vivar en El Chavo del Ocho, el señor Barriga era aficionado del Monterrey. Mito o realidad, su simpatía por Rayados bastó para que en Sudamérica se cuestionaran e interesaran por el equipo regio. Bueno, incluso generó que chilenos o argentinos hinchen por Monterrey.

ELY GUERRA. Sueño de sueños de miles de incautos, la rockera y compositora es hija de Alberto Guerra, ex jugador y director técnico que conquistó un título con Guadalajara. Su paso como entrenador de Tigres despertó en Ely un sentir especial por los colores felinos, a pesar de que ella diga que le va al equipo donde esté su papá.

ÓSCAR BONFLIGIO. Mítico y legendario portero de la Selección Nacional que participó en la Copa del Mundo de 1930. Jugó para equipos como Marte y América. En su caso, la historia fue al revés. Hijo (Óscar Morelli) y nietos (Óscar y Andrés Bonfiglio) prefirieron elegir el mundo de la actuación en lugar de continuar por los caminos del futbol.

ESTRELLITA. Famosa cantante que hizo llorar a nuestras madres y abuelas con su éxito Perdóname, una rola que fue considerada la número uno del rompe y rasga en asuntos del querer. Estrellita llegó a estar en la cúspide, al grado de aparecer en películas de Juan Gabriel como En esta primavera, tiempos en que el Divo de Juárez ya era toda una figura. No obstante, Estrellita decidió apagar su futuro tras enamorarse del americanista Hugo Enrique Kiese, con quien forjó uno de los matrimonios más sólidos entre un futbolista y una persona del espectáculo. Fue la pareja más envidiada de sus épocas.

SAGRARIO BAENA. Amor imposible de nuestros padres y abuelos, Sagrario Baena cayó rendida ante Enrique Borja, su gran amor. Fueron pioneros de las relaciones entre futbolistas y cantantes, además de ser un ejemplo idílico para muchas parejas que no corrieron con la misma suerte, como Héctor Tapia y Merle Uribe o Lupita D’alessio y Carlos Reinoso. Su hijo, Enrique Borja Baena, estuvo a punto de debutar con Pumas, sin embargo una lesión en la rodilla se lo impidió, por lo que prefirió dedicarse a la actuación y producción.

FUENTES: Cadena Tres, Televisa, La Jornada, Twittter.