10 curiosidades de Sarah Leubbert, la americana sensación en México

Sarah Luebbert. Veloz y espectacular con el balón en los pies, se ganó el cariño y la admiración de la afición americanista y de todo el entorno del fútbol femenil en México. Su gracia y su determinación en la cancha le hicieron merecedora de la popularidad que arrastra.

De 23 años y originaria de Missouri, Estados Unidos, la prensa especializada ve difícil que continúe de águila. Sarah Luebbert fue prestada al Club América por el Chicago Red Stars de la NWLS, por lo que su buen rendimiento en Coapa la puso de nuevo en los ojos de su club para regresar.

Sarah se ha dejado querer, al punto, que ella no le gustaría regresar a Chicago. Renata Masciarelli, arquera del conjunto americanista bromeó en redes sociales diciendo: “les escondemos la visa o qué señores?”.

Se quede o se vaya, ya ha dejado huella en este país. Y para brindarle un pequeño homenaje, les hacemos 10 curiosidades de esta simpática rubia.

1-Chica de pueblo

Sarah es hija del pueblo de Jefferson City, de Missouri . Una población tranquila de apenas 43 mil habitantes. Hija de Jerry  y  Dianne es la segunda de tres hermanos.

 

2-Despuntó desde chica

Estudió la preparatoria en la Jefferson City High School y fue participante en 2014 y 2015 del Nike National Training Camp, que convoca a las mejores jugadores jóvenes del país. También, a sus 15 años ya era selección de su estado y su  registro en el año antes de entrar a la Universidad fue de 53 goles y 57 asistencias.

3-Tigresa de corazón

Con ese talento, su universidad local no la dejó pasar. Fue parte de las Missouri Tigers y en su primer año (freshman) ganó el premio de mejor jugadora novata de la South  Eastern Conference  (universitario), siendo apenas la segunda “tigresa” en lograrlo en la historia. Ligó diez goles con cuatro asistencias.

4-Adios College

En 2019, año de “Senior” le toca dejar el fútbol universitario, pero se va con honores: Es la Atleta del Año de su universidad, aparte de formar parte del once ideal de la South  Eastern Conference , despidiendo su última campaña con ocho goles y seis asistencias.

Lee también   Viejos hábitos

5-Una confesión

Luego de brillar como figura del fútbol femenino, Sarah confesó como se metió en el fútbol: “Yo solo quería autógrafos de las jugadoras luego de los partidos, por eso me metí a recoge-pelotas en la Universidad. Pero para ser recoge pelotas, tenía que jugar en algún equipo de High School. Como ya sabía algo de fútbol, me fue bien”.

6-Siempre volante

Eddie Horn, su técnico en la secundaria, fue quien la desarrolló como volante y cerebro ofensivo. “No soy muy alta, pero sí tomo buenas decisiones al pasar la pelota y pego bien. Eddie me ayudó con eso”, dijo en una entrevista a la revista deportiva de la universidad.

7-Enamorada del Estadio Azteca

Una de las cosas que se llevará Sarah en su corazón es haber jugado en el Estadio Azteca. “Ahí se jugaron dos finales del Mundo masculinas…. «Oh, Dios mío, es genial», dijo Luebbert sobre la arena. “La energía, puedes sentirla. (Los aficionados son) ruidosos, nos apoyan, le gritan al otro equipo, nos animan”.

8-Vuelve como reina

Después de su actuación en México, a Sarah, que realmente tuvo pocas oportunidades con el Red Stars se le recibe como una diva. Le han asegurado titularidad y un rol protagónico a esta chica, que estuvo en la selección de USA sub-23.

9-Días difíciles

Los días más duros de Sarah, según ella misma ha confesado, fueron con la lesión.  Desde su debut Luebbert solo jugó 5 partidos y marcó un gol, debido a que tuvo una seria lesión que la mantuvo alejada de las canchas desde la Jornada 8 hasta la 15. Pero en la liguilla recuperó su nivel y se ganó a la afición alada.

10-Google Translate

«Tengo que utilizar mucho Google Translate», dijo Luebbert en una entrevista. … “Mis compañeros de equipo, me enseñan mucho y son muy pacientes conmigo. Les pregunto cómo decir cosas todo el tiempo. … No era bueno cuando vine aquí por primera vez, pero está mejorando». Se irá hablando de buena manera.