10 curiosidades del Red Star Paris

Al parisino es muy difícil de impresionar. Su ambiente natural, rodeado de bellezas históricas, la moda del momento y lo chic de una gran parte de la sociedad, más ser el objeto de deseo de miles de turista del mundo, le da, con algo de justicia, derecho a petulancia a estos capitalinos.

Por eso, el fútbol tardó en hacer mella en la ciudad y en Francia, durante todo el siglo XX y parte del  XXI, en las otras ciudades se hizo fuerte el balompié. Es difícil competir en admiración con la Tour Eiffel, el Museo del Louvre, los Campos Elíseos y las maravillas que se consiguen en cada puente o cada esquina.

La iniciativa de la “Ciudad Luz” que más éxito tuvo fue el “joven” Paris Saint Germain, que recién nació en los 70 en un fútbol de equipos hoy centenarios. Sus primeras décadas, aunque contaban con una afición considerable, no fueron de impacto en la sociedad  parisina.

En años recientes, a fuerza de dinero árabe, PSG empezó a ser otro “coleccionista de arte” de Paris, comprando las mejores piernas del mundo y empezó a ganar más títulos y notoriedad. Fue la única manera.

De igual manera en esta ciudad, también hay lugares apartados, bohemíos, para la clase obrera. Ahí, a su manera y sin títulos pero mucha personalidad habita el contrapeso del vecino rico de la ciudad, el Red Star Paris.

Un equipo autodefinido de izquierda, con mucho movimiento de etnias urbanas y que ha enamorado a gente de otras latitudes. Pudiera jugar en una misma liga con Unión Berlin o St. Pauli.

¿Quieres conocer al antagonista filosófico del PSG? Pues atento a estas diez curiosidades.

1-Un gran padre. El Red Star fue fundado el 21 de febrero de 1897 en un café parisino por Ernest Weber y por nada más y nada menos que Jules Rimet, quien en 1904 sería el propulsor de la fundación de la FIFA y cuya Copa del Mundo llevó su nombre en las primera ediciones.

2-Estrella no comunista. Muchos piensan que el Red Star se debe a la estrella roja que identifica a movimientos de izquierdas o comunistas, debido a que en Saint-Ouen, en la periferia norte de la capital francesa, donde habita, durante 70 años ha ganado las elecciones el Partido Comunista de Francia. Se debe a que una institutriz inglesa cercana a Weber y Rimet, que luego fue madrina del equipo, sugirió la estrella por la compañía de barcos Red Star Line que cubría el canal de La Mancha.

3-Ganador antes de la Guerra. El Red Star Paris, por representar a la ciudad, estuvo en la fundación de lo que hoy se conoce como Ligue 1. Ha tenido 19 temporadas en primera y fue ganador de  cinco Copas de Francia. Hoy hace vida en la Championnat Nacional, tercera categoría del país.

Rino Della Negra conformó la resistencia anti-nazi en Paris

4-Héroes antifascistas. Algo que caracteriza el ADN del Red Star es su espíritu antifascista y esa tradición se ha construido con sangre. Eugene Maes, quien fuera jugador del equipo, fue asesinado en un campo de concentración nazi. Un héroe importado, Rino Della Negra, hijo judío de un exiliado italiano, también fue jugador y conformó la resistencia que hizo clandestinidad en Paris. Fue apresado tras un ataque a un convoy nazi y luego fusilidado. Hoy la grada donde se ubica el sector más radical de la afición lleva su nombre.

Lee también   10 Curiosidades de: Carlos Valderrama

5-Parisino errante. Red Star tuvo un inicio de vida aburguesado. Sus primeros partidos los jugo en el Campo de Marte, a los pies de la Torre Eiffel. Luego se mudó al centro de la ciudad y la evolución inmobiliaria los fue empujando hacia los cinturones de la periferia. Para la 2016-2017 el viejo Estadio Bauer no recibió homologación para jugar la Ligue 2 y se mudaron a Stade Pierre Brisson de Beauvais, localizado a 80 kilómetros de Saint-Ouen. Al descender, regresaron a casa.

6-Comunistas fusionados. En 1967 ocurrió uno de los casos de fusión más curiosos en la historia del fútbol francés. El multimillonario comunista Jean-Baptiste Doumengm, dueño del Toulouse FC no recibió apoyo económico del municipalidad (también de izquierdas, ojo) para subvencionar el club, que pasaba momentos duros a pesar de estar en Ligue 1. En un acto de rebeldía, anunció que se fusionaría con Red Star Paris y lo haría jugar en primera. Toulouse se quedó sin fútbol aunque la relación solo duro un par de temporadas.

7-El complot de los ricos. En 1968, dentro de las revueltas revolucionarias en Francia, la Federación Francesa de Fútbol fue tomada por varios jugadores, entre ellos no pocos del Red Star pidiendo mejoras y “Fútbol para los futbolistas”. Tuvo consecuencias: en 1969 las autoridades de Paris no consideraron al Red Star un club parisino por estar cerca de la periferia y se creó el Paris FC, buscando un cuadro que pudiera competir con equipos del interior a fuerza de dinero. Para la 1974-1975, Paris FC se fusiona con el Stade Saint-Germanois y nace el PSG. Fue la última temporada de la Estrella Roja en primera hasta ahora.

8-Laboratorio de todos. El cuadro verde tiene su acción social con el Red Star Lab. Durante todas las vacaciones escolares y la mayoría de los miércoles, los niños pueden jugar, aprender y probar diferentes disciplinas. Puede ser fotografía, arte callejero, locución radial, cocina, baile. También bajo el manto alternativo que desprende el club. Colaboran muchos artistas alternativos, fotografos, periodistas y YouTubers hipsters.

 

9-Más que un club. El presidente del club, «Quiero mostrar que Red Star no es solo un club de fútbol sino una forma de vida. Colaboramos con un estudio de moda parisino, Racket Paris , que diseñó nuestras camisetas. Estamos trabajando con Hotel Radio Paris y Airplane Mode V1, que se encargan de la música en el estadio y de todos nuestros eventos. Hemos traído a un fotógrafo increíble llamado Yann Levy«, dijo Patrice Haddad, presidente del club, que por cierto, es patrocinado por Vice, un canal de noticias hipster.

10- Aroma de fútbol. El Stade Bauer, que por vetusto no aprueba los estándares de segurida para fútbol profesional (Ligue 1 y  Ligue 2) ha albergado al Red Star desde su levantamiento en 1909 e incluso, recibió al PSG por una temporada en los 70. Hoy desactualizado, cuentó como sede en los Juegos Olímpicos de 1924. En uno de los partidos, Francia goleó 7-0 a Letonia.