10 curiosidades sobre Alejandro Sabella

Alejandro Sabella fue un técnico inolvidable que dirigió menos de lo que hubiese debido. Escudero de Daniel Pasarella en River Plate, la Selección Argentina, Parma de Italia, la Selección de Uruguay, Monterrey, y en Brasil al Corinthians, apenas se atrevió a ser DT en 2011 en Estudiantes de La Plata y luego, en su segundo y último ciclo, Brasil 2014 con la selección argentina.

Fue muy poco tiempo para tanto éxito: con Estudiantes, ganó un Apertura local y una Libertadores (2009). Fue subcampeón del Mundial de Clubes del 2009 en una final memorable ante Barcelona. Y en su segundo ciclo, llevó a Argentina a una final de Mundial, algo que no lograba desde Italia 1990. No quiso dirigir más por temas de salud, la misma que terminó apagándose el martes.

Más allá de los éxitos deportivos, se le recuerda como una gran persona. Siempre de bajo perfil, lo recuerdan como un gran caballero. Argentina, de nuevo, llora la partida de un héroe.

Seguramente, ya han leído varios homenajes, pero en esta ocasión recopilamos diez aspectos o hechos muy pocos conocidos del entrenador que falleció ayer.

1-SALUDOS SABELLA

Se hizo conocido que todos sus comunicados, mensajes de texto y chats los terminaba con un “SALUDOS SABELLA”, así tal cual, en mayúsculas, sin comas. Su poca pericia para la tecnología le hizo popular fuera de su entorno, al punto que una cuenta fake de su personaje en Brasil 2014 fue popular por cerrar sus tweets humorísticos con esa famosa frase.

2-Ávido historiador

En vida confesó que lo único que le roba el tiempo aparte del fútbol, son los libros de historia, en especial de historia argentina y sudamericana. Fue un avezado lector.

3-La mujer le organizaba “asados”

Cuando dirigía, Sabella se metía tanto en el personaje de técnico, que no tenía cabeza para otra cosa, ni para ver una película. Su mujer le organizaba asados (parrillas, barbacoas) con sus amigos para despejarle la mente. Sí, muchos aquí se están replanteando las cosas con su mujer.

Cortesía: El Gráfico

4- El “Pachorra” de la cancha

«Pachorra», que en el argot argentino refiere a una actitud o sensación vinculada a la lentitud, la tranquilidad y la pausa le llegó a Sabella en una de sus primeras experiencias vistiendo la camiseta de Argentina. Durante el Sudamericano juvenil de Chile 1974, el periodista y locutor Marcelo Araujo lo apodó «Pachorra» por su hábito de dormir la siesta, que resultaba curioso entre sus compañeros futbolistas y se volvió un rasgo distintivo que lo acompañó durante toda su carrera.

Lee también   Pekerman, rey de América

5-Nunca pasó necesidad

Mi papá era ingeniero agrónomo y mi mamá, maestra de escuela. Clase media, el primer auto fue jeep, después un Renault 4. Quizás no tengo la historia de superación que muchos esperan”, contó Sabella en una entrevista.

6-Un abogado que le gustaba la medicina

Sabella contó que estudió tres años de derecho, carrera que cortó para cumplir con sus deberes de futbolista profesional. Sin embargo, confesó que quería estudiar medicina, “pero el fútbol y las prácticas (médicas) no compaginaban mucho». Al final, no terminó ninguna de las dos.

7-Mintió con su edad

Cuando River se lo lleva para probar, Sabella tuvo una mentirita blanca: “Pero insistieron tanto que fui y me probé. Cuando me preguntaron la edad, por consejo de mi padre, dije que era (nacido) de 1955, porque yo era chiquito de físico, aunque soy del 54”. Lo buscaron a su casa e igual lo ficharon cuando se enteraron de la verdad.

8 Puso dinero para volver a Argentina

Cuando jugaba en Inglaterra, pasó por Sheffield United y Leeds United. En este último decidió que debía volver a su país y el mismo Carlos Bilardo viajó a Inglaterra para convencer a los directivos del Leeds que debía fichar por Estudiantes de La Plata. Le llevó recortes de periódico hablando de la crisis argentina y que habían reunido plata con mucho esfuerzo para ficharle. Tan mentira no era que Sabella tuvo que poner unos 2.000 dólares de su bolsillo para completar el traspaso ante una directiva conmovida.

9-Un técnico humilde

“Les pido disculpas, hoy hice mal los cambios, no los ayudé como debía”. Esas no son cosas comunes en un técnico, relataron varios de sus dirigidos. Muchos futbolistas hablan de que sus estrategas son soberbios y Sabella, era todo lo contrario.

10 No hubiese dirigido ni a Gimnasia ni a Boca

Por haber sido jugador de River y exjugador y DT de Estudiantes de La Plata, Sabella aseguró que nunca sería técnico de Boca o de Gimnasia y Esgrima de La Plata, aunque “respeto mucho la trayectoria y grandeza de estos equipos”.