Duvan Zapata es el delantero de moda en Italia, con el permiso de Cristiano Ronaldo. El colombiano, del cual no se esperaba mucho en un club modesto como Atalanta, tiene al cuadro neroazurro aspirando, de forma inédita, un cupo a Europa. Hilvanó una racha de 10 partidos anotando de forma consecutiva para firmar 17 goles en ese lapso.

Con pasos decorosos por Napoli, Udinese y Sampdoria (entre 8 y 11 goles por temporada), el ex América de Cali y Estudiantes de La Plata ya cuenta 20 quedando poco menos de la mitad para que concluya la temporada. Ahora, es uno de los más pretendidos del Calcio.

Este atacante, que se revaloriza y se muestra como opción para Colombia en la Copa América de Brasil, tiene historias para contar. Y vale la pena repasarlas.

Inglaterra esquiva

Hoy, está en la mira de muchos clubes de Europa, entre ellos los siempre bien ponderados cuadros de la Premier. Sin embargo, pudo haber llegado antes a suelo británico y por cosas de la suerte, no se dio. En 2012, luego de “explotar” con Estudiantes de La Plata, West Ham se fijó en él y tras tener todo listo, los estrictos protocolos de visado para ser jugador profesional le truncaron el sueño. Luego, en  2014, Queens Park Rangers de la Championship, había aceptado pagar 6,4 millones de euros por su ficha, pero en un movimiento repentino, Harry Redknapp, técnico del equipo, dijo que ya no era necesario, a pesar de tener la ficha lista. ¿A la tercera, a sus 27 años, va la vencida?

Madrecita en el cielo

Duván perdió a su madre muy joven y de forma dolorosa. Mientras el delantero concentraba con su selección para el Mundial Sub-20 que organizó Colombia, la señora Elsa Celis Banguero, padeció unos fuertes dolores. Los exámenes arrojaron una pancreatitis aguda. Y justo en el último día del microciclo de trabajo,  ella murió de un paro cardiorrespiratorio cuando el delantero cumplía 19.

Vida silvestre

Duván nació en una humilde localidad rural de Colombia, El Tamboral. Allí, según cuenta, se distraía robando guayabas de los árboles de los vecinos y pescando en el río. Su vida cambió cuando su familia, buscando oportunidades, se mudó a Cali. Allí, por su físico, llamó la atención del América. No era muy fino técnicamente, pero eso lo fue puliendo con el tiempo.

Evolución

Parte de este éxito del colombiano pasa por la mano del sapiente técnico italiano Gian Piero Gasperini. A pesar de ser un goleador bien promedio, Gasperini le vio algo más y dejó que se adaptara a su idea, no importa que se demorara en marcar gol con Atalanta. Una vez reconciliado con las redes, no tuvo freno. “Con Gasperini ha cambiado mi forma de jugar; no soy solo un hombre de área, pues cuando hay espacios también debo profundizar”, dijo Zapata.

Lee también   Atalanta le propina un nuevo descalabro al Milan de Gattuso

¿Serán familia?

En El Tamboral, a tres casas de Duván nació Cristian Zapata. No son familia cercana, pero en ese pueblo se dice que todo Zapata termina siendo un pariente. Cuentos de algún expedicionario remoto que tuvo varios amoríos. Primos o no, ambos forjaron una gran amistad. Jugaron juntos en las calles de tierra y también, llegaron a Cali aunque con caminos distintos: Cristian se fue al Deportivo y Duván al América. Su “parce”, cinco años mayor hoy también comparte el mundo del Calcio, pero desde la parcela del AC Milan.

Limitado por los narcos

Una de las anécdotas que se cuentan de Duván es que, forzosamente, debía de dejar de jugar fútbol al anochecer en su pueblo de El Tamboral. En su momento, a esa hora cortaban el fluido eléctrico para que la guerrilla no utilizara la electricidad en los invernaderos de coca en las montañas del Cauca.

Gigantón

Duván tuvo varios problemas cuando estaba en las juveniles del América. A sus 16 años ya medía 1.86 metros  y más de una vez fue acusado de tener más edad de la que biológicamente tenía. Sus entrenadores destacaban en ese entonces que era bueno pateando con las dos piernas.

Un equipo en cada país

Zapata fue muy astuto en una entrevista realizada en  “SportWeek”. Aseguró tener un equipo favorito en cada país: “De niño era fanático del Barcelona. Pero la verdad yo tenía un equipo favorito en varios países: Inter, en Italia; Bayern Múnich, en Alemania; y en Inglaterra me gustaba Arsenal gracias a Thierry Henry”.

Rusia, otra frustración

Zapata tiene apenas cinco partidos con la absoluta de Colombia. Pero uno de ellos, fue un empate a un gol con Perú que dio la clasificación a los cafeteros al Mundial de Rusia y anotó la diana. Ese día hizo pareja con Radamel Falcao. Aunque José Pékerman lo incluyó en la lisa amplia de 35 jugadores y a pesar de que de la prensa lo veía dentro del llamado final, no pasó el último corte.

Hombre récord

Zapata ya superó la cifra de 50 goles en el Calcio, siendo el máximo goleador colombiano en ese país. Aparte, de haber tenido la ocasión de marcar 17 goles en diez compromisos, una cifra de locura.