El Atalanta es el equipo sorpresa del fútbol europeo. De una modestia histórica, “La Diosa” o “La Reina de las Provincias” tenía como meta histórica sobrevivir en primera. En tiempos recientes han hecho una inversión importante, sumado a su buena cantera, lo que se tradujo la temporada pasada en un histórico cuarto puesto y su posterior debut en Europa League.

En esta campaña, con un Duvan Zapata inspirado frente a la red (21 goles al momento de esta nota en Serie A), pelea por entrar en Liga de Campeones. Esta semana, se dio el lujo de vencer a Napoli en su casa, 1-2. Aparte, está en semifinales de Coppa Italia. Un año históricamente bueno.

Atalanta está en boca de todos. Su actualidad ocupa centímetros y centímetros en periódicos. Pero, ¿Qué hay de su historia, la que va más atrás del buen momento? Enric González, periodista catalán, dice: «El calcio contiene altas dosis de violencia, pasión, fraude, dinero y disparate». Y Atalanta no es la excepción.  Acá recolectamos varios hechos curiosos que han forjado la personalidad de este atrevido neroazurro. 

 

¿La diosa?

Hay una confusión enorme y que trascendió la historia. Atalanta adopta el nombre de la figura mitológica griega, que al nacer hembra fue abandonada. La diosa Artemisa le envía una osa para que la crie y proteja. Ante la dificultad de la selva, Atalanta desarrolló una gran velocidad y aquellos hombres que quisieran casarse con ella, debían derrotarla en una carrera, algo que solo consiguió Hipómenes, quien dejó manzanas de oro regadas para distraerla. Al final, termina siendo una heroína, casi precursora del feminismo que plantó cara a la sociedad griega y no una diosa. Pero el club, por esta muchacha es conocido como “La Dea” (la diosa). Y durante la historia no ha corregido el apodo.

La evolución del escudo de Atalanta

 

No será diosa, pero sí reina

Al Atalanta se le llama «la reina de la provincia» , porque, después de haber participado en 58 ediciones de la Serie A en una sola ronda , es el equipo con más apariciones en la máxima categoría entre aquellos que no son capitales de alguna región. Así como, a al mismo tiempo, entre los que nunca han ganado el campeonato tras muchas participaciones. El club tiene el récord de promociones de todos los tiempos (13 play offs por no descender) y es, junto a Genoa , el que ha ganado más veces la Serie B (6). Ganó una Coppa Italia (1963) y fue semifinalista de la Recopa UEFA en 1988. En categorías juveniles sí tienen historia ganadora, con varias chapas de torneos Primavera y Estudiantiles.

La recordada Coppa de 1963. La «diosa» venció a Torino 3-1 en San Siro.

 

Con la velocidad de Atalanta

Su fundación fue más hacia un club atlético con una sección de fútbol que un club propiamente atlético. De hecho, esta sociedad tuvo tres importantes corredores olímpicos de principio de siglo XX: Dos ( Alfonso Orlando , ex campeón italiano en los 5000 metros en Roma en 1911, y Guido Calvi ) en Estocolmo en 1912, con Orlando quinto en la carrera de 5000 metros y Calvi eliminado en los relevos 1×10 más Costante Lussana  en la misma disciplina en los Juegos de Amberes en 1920.

 

Unos negros, otros azules

Fundado en 1907, «Sociedad de Deportes Atléticos de Atalanta» adoptó el blanco y negro como uniforme. Pero, en 1920, tras una disposición federativa en la que solo podía permitir un equipo de Bérgamo, debieron tratar de resolver diferencias con otro aspirante de la ciudad: “Sociedad de Gimnasia y Esgrima de Bérgamo». Había dos opciones: la fusión o definir esto históricamente en duelos de fútbol. Parecía más amistoso resolverlo de la primera manera, pero fue aceptado a regañadientes, al punto que las mitades pertenecientes estaban tan divididas que la mitad de la camiseta era azul, por Bérgamo y la otra negra, por Atalanta. Nació la “Atalanta Bergamasca Calcio”, nombre que conserva hasta hoy. Y, las mitades, se convirtieron con el tiempo en líneas azules y negras.

El primer uniforme de Atalanta. Foto de 1913

Tres camisetas retiradas

En Atalanta se han retirado tres camisetas. Quizás ninguna pertenezca a un “jugador-leyenda”, pero vale la pena contar sus historias. La “12” es un por una historia corriente: homenaje a la afición. La “14”, en homenaje a Federico Pisani, un atacante prometedor de Atalante que enlutó al equipo en 1997 cuando falleció a los 24 años en un accidente vehicular. Y la “80”, dedicada a Elio Corbani, relator y periodista icónico del equipo, quien en 2012 anunció el retiro de su carrera a los ochenta años y el club decidió homenajearle.

Lee también   10 curiosidades sobre Duvan Zapata
El m{itico Corbani, leyenda del periodismo italiano. Escribió la historia del Atalanta en un libro enciclopédico

Violencia, sí

En 1971 se funda el grupo “Amici di Atalanta” (amigos de Atalanta) y se ubica en la curva sur del Estadio Municipal, mudándose al año siguiente a la curva norte. La filosofía iba en contravía al naciente fenómeno ultra. Abogaban por la no violencia, la tendencia apolítica y el compartir con aficiones rivales, con partidos amistosos y camaradería ante de los juegos. Pero, hubo un grupo al que no le gustaba tanta “moderación excesiva” y se separaron del grupo original, naciendo ultras como “Brigadas Neroazzurri” o los “Ultra Fossa”. Apareció la violencia, el sectarismo de extrema derecha e izquierda y las peleas y heridos antes de los partidos. Esto duró hasta principios del nuevo siglo, en el que el movimiento perdió fuerza y todas la fuerzas, ya malogradas se reagruparon en “Curva Nord Bergamo 1907”, una entidad apolítica y poco violenta.

«Wild Kaos» fue una sección violenta de la afición bergamesca. Afortunadamente, no duró muchos años

 

El mártir fascista y el atleta azurri desconocido

Atalanta es uno de los equipos de Europa (de máxima categoría) que más tiempo lleva usando su estadio. Desde 1928 y con refacciones puntuales en 2005 y 2015, el cuadro nerazurro juega en el estadio Estadio Mario Brumana, cuyo nombre debe a un joven soldado fascista, asesinado en los albores de este régimen en Italia. Como no era un nombre apropiado, cambió a “Stadio Comunale” luego de la Segunda Guerra Mundial y luego, en 1994, pasó a llamarse  «Atleti Azzurri d’Italia» (atleta azul de Italia. El azul representa las selecciones deportivas de ese país), un nombre políticamente mucho más correcto y que homenajea a los deportistas italianos en general. En 2017, Atalanta se hace propietario del estadio tras una subasta pública, pagando 8,6 millones de euros a la Comuna de Bérgamo.

El viejo Mario Brumana

Amaños y mal de amor

En 1958, Atalanta perdió la categoría por culpa de una mujer despechada. La historia fue así: Atalanta estuvo en los últimos lugares y se encontraba en grave peligro de ser relegado, mientras que Padova fue segundo en la clasificación, solo por detrás de la Juventus. Con la vida resuelta, el cuadro patavino debía enfrentar al urgido nerazurro.

Renato Azzini, defensa de gran campaña, tuvo un infeliz día esa tarde y permitió tres goles, según la prensa, inexplicables. Eso le dio oxígeno al Atalanta (ganó al Padova 0-3) para jugar la promoción y no descender directamente. A las pocas semanas, Silveria Marchesini, novia de Azzini, delató a su pareja: informó que se reunió con directivos del Atalanta para acomodar el juego. Marchesini estaba harta de los constantes aplazamientos de su boda y fue su venganza. La Federación italiana confirmó el crimen y suspendió al defensa de por vida (al final fueron dos años) y descendió al Atalanta.

Silveria, una mujer de armas tomar

Y más amaños

En 2011, la FIGC sancionó al recién ascendido Atalanta,  con la quita de seis puntos antes del inicio de la temporada. Además, el ex capitán del equipo Cristiano Doni fue suspendido por tres años y medio por pertenecer a una red de arreglos de partidos. Al año siguiente, Andrea Masiello también fue detenido. Un autogol clamoroso fue objeto de investigación de las autoridades. Pocos equipos se salvaron en esa época de ser salpicados por el Calciopoli. Casualmente, uno de los partidos investigados en esta etapa es un Padova-Atalanta.

 

El primer partido en vivo

Atalanta tuvo el honor de formar parte del primer partido transmitido en vivo por TV del Calcio.  El sábado 15 de octubre de 1955, a las 3:30 pm, se jugó Atalanta-Triestina, en la quinta jornada del campeonato. Después de una larga negociación entre Rai y Lega Calcio, se llegó a un acuerdo que incluyó, además de la transmisión en vivo de la segunda mitad de un partido, la transmisión de un partido de liga el sábado. Ese segundo tiempo, de pruebas, correspondió al Monza-Verona (2-1) de la Serie B. Con tres cámaras y el comentario de Nicolo Carosio, termina 2-0 gracias a los goles de Annovazzi y Longoni. Al domingo siguiente, se transmitió un Juventus-Novara (2-2) y se continuó con un duelo por fecha más un resumen hasta final de temporada.

Atalanta inauguró el siempre productivo negocio de las transmisiones de TV