10 curiosidades sobre el “Trinche” Carlovich, el crack que huyó al éxito

Tomás Felipe «el Trinche» Carlovich. El nombre de un jugador que era genuinamente feliz jugando al fútbol. Que rechazó dinero, la vida estricta del futbolista profesional, solo para estar con su familia, sus amigos, su barrio. Y su fútbol.

La leyenda del “Trinche” forma parte del folclor argentino. No hay registro de partidos enteros para que generaciones futuras aprecien su talento, transmitido a través de los años por la tradición oral.

Los testimonios de Marcelo Bielsa, José Pékerman, “Cai” Aimar, César Luis Menotti y Carlos Timoteo Griguol son suficientes para respaldar la historia. Todos coinciden que fue uno de los mejores del fútbol argentino y Maradona dijo que “fue mejor que yo”.

Es así. Fue asesinado uno de los últimos vestigios del romanticismo futbolero. De los cuentos y leyendas, de donde no hay una evidencia potente que cerque el tamaño del mito que el mismo pueblo quiere dimensionar. O sobredimensionar.

Se fue un pedazo del “folklore” argentino, ese que tiene no pocas leyendas. Rosario llora hoy, porque se fue un tipo que fue ilustre siendo feliz. Y también llorar porque hay mucho desalmado suelto.

Intentaremos, con diez anécdotas, ilustrar lo que fue el “Trinche”. Un apodo que tiene hasta origen desconocido.

 

1-El mismo calzado

A sus tapones de botines los pasaba por una lijadora de carpintería y rara vez cambiaba sus calzados. “Hoy los futbolistas miran que está nublado y le dicen al utilero “ché, tráeme las botas de lluvia”. Y si no llueve, le dicen “ahora trame los de sol”. Una locura, yo tenía los míos, un par no más”, contó en una de sus últimas entrevistas.

2-Bailó al Milán y no se acuerda mucho

“El Trinche” Carlovich jugó contra el Milan cedido por Deportivo Maipú y Alvaro Gasparini, el entrenador del conjunto rossonero, falleció en Buenos Aires un par de días antes del partido. Gianni Rivera, sin abandonar su rol como jugador, se hizo cargo del equipo. “Trinche” Carlovich recordó el partido que Andes Talleres le ganó al Milan de Rivera, Capello y Baresi en 1979. 3-2. No marcó gol pero fue figura. “Le ganamos a esos “gringos”, bueno eran “tanos” y la pasé muy bien. Luego me enteré que eran campeones de Italia y no se que cosa. La pasé bien es lo que recuerdo”, dijo en una de sus últimas entrevistas

 

3-Brilló contra Argentina

El 17 de abril de 1974, la selección argentina, preparándose para el Mundial hizo una gira por el interior. Tocó parar en Rosario, contra una selección de la localidad. El once inicial lo formarían cinco jugadores de cada uno de los dos principales equipos de la ciudad, los irreconciliables Newells’ Old Boys y Rosario Central. La alineación se completaría con un tal Trinche Carlovich, que entonces militaba en Central Córdoba, equipo rosarino de segunda división. Rosario iba ganando 3-0 y cuenta la leyenda, que de la Albiceleste mandaron a sacar al “Trinche” porque “desanimaba a los muchachos”.

Lee también   10 Curiosidades de: Víctor Manuel Vucetich

4-Mejor pescar que la albiceleste

Lo cuenta César Luis Menotti en el documental sobre la vida del “Trinche” de Informe Robinson (otro que nos ha dejado. Se va la magia y el que la cuenta). Cuando “El Flaco” lo convocó para una prueba con la selección, el Trinche no se presentó a jugar el partido amistoso: al parecer, el río “bajaba muy alto” y no podía dejarlo pasar para vivir su gran pasión, la pesca. “Si lo dice Menotti, debe ser verdad”, dijo Carlovich

5-Inseparable con su bicicleta

Al “Trinche” le gustaba andar en bicicleta. Sin vehículos ni nada. Tampoco el transporte público. Falleció tras los maltratos recibidos para robarle la bici. Luego vino el derrame cerebral en un hospital. “La bicicleta era nueva, pero ya le habían robado otras cuatro que eran viejas”, contó su hijo. Quitando que era el “Trinche”, el nivel de descomposición social habla de robos insensibles contra un señor mayor.

6-El “doble caño” y su posible autoría

El “doble caño”, dicen que él inventó. Consiste en tirar un caño, esperar al rival, y entonces, tirarle otro en dirección contraria. Posiblemente no fue así, habrá algún otro pillo en el mundo que hizo eso antes. Pero Carlovich lo insertó en el corazón de Argentina.

7-Un solo video

Solo hay una prueba de su talento. Aparece en una película, “Se acabó el curro” (1983). El director necesitaba imágenes de un partido y fue a la cancha de Central Córdoba a rodar uno. En un momento de la cinta, entre el diálogo de dos de los personajes, se ve a un tipo tirar un regate fabuloso. Es el Trinche. Lo ves al segundo cuatro, con el dorsal “10”. No se han conseguido más evidencias.

8-Carlovich, de Croacia

Su padre, Mario, era un plomero croata (yugoslavo, en su momento), que sostenía a su familia gracias a su labor como instalador de caños y tuberías. Quien diría que su hijo pasaría a la historia por eso, por hacer caños.

9- En sus últimos años no pudo patear

Al principio de este siglo, comenzaron a aquejarle unos fuertes dolores que resultaron ser el producto de una osteoporosis de cadera. Amigos y allegados se movilizaron y, con la colaboración del intendente rosarino, Carlovich pudo ponerse una prótesis en la parte derecha de su cadera en octubre de 2005. También se realizaron partidos amistosos en su honor, para recaudar fondos. Le habrá faltado dinero, pero no cariño.

10 Un tipo solitario

«Por otra parte, soy una persona solitaria. Cuando jugaba en Central Córdoba, si podía, prefería cambiarme solo, en la utilería, en lugar del vestuario. Me gusta estar tranquilo, no es por mala voluntad”, dijo en una entrevista. En efecto, prefería siempre cambiarse lejos de sus compañeros. También, con eso, desmintió el mito de que era bebedor. No le gustaban los grupos, ni las discotecas, ni los bares. Preferiblemente, andar solo.