Cuestionado por un terrible arranque de la selección argentina, con la autoridad en horas bajas por tomar los jugadores el control de la selección, el casildense Jorge Sampaoli está en el ojo del huracán. Sin embargo, este aciago momento que vive con Argentina (y que puede terminar bien, ya que ha clasificado el conjunto albiceleste a octavos) no puede quitarle de encima una trayectoria ganadora. Aparte, es un técnico muy particular, con un anecdotario rico, a pesar de su obsesiva forma de ver del fútbol.

 

10-Rockero a muerte

El estilo de música favorito de Sampaoli es el rock  y en su brazo izquierdo se tatuó esa frase: «No escucho y sigo, por que (sic) mucho de lo que está prohibido me hace vivir», parte de una canción argentina del grupo Callejeros. Fue una de las pocas personas que visitó al vocalista Patricio Fontanet en cárcel, luego de que en una discoteca bonaerense fallecieran 194 personas en un concierto de la banda en 2004.

9-Un oyente más

Siguiendo con la línea del rock, Sampaoli trata de vivir la cotidianidad a pesar de la investidura. A dos meses del Mundial, envió un mensaje de voz a la emisora argentina Mega  solicitando  el tema «Triste canción de amor» de la banda “La Renga” en un especial que preparaba la estación sobre el grupo.

8-A modo propio

Al calvo le gusta hacer las cosas de forma espontánea, al momento. En Chile fue contratado por una empresa de publicidad para ser imagen de un producto y al leer el guión, pidió hablar con los altos cargos directivos para usar un discurso improvisado en la grabación.

7-Se retiró joven e inmaduro

Sampaoli sufrió una grave lesión de joven (fractura de tibia y peroné) con las inferiores de Newell´s a los 20 años  y por eso se dedicó a entrenar desde muy chico. Sin embargo, a sus 22 años, en duelo entre Central Córdoba y Excursionistas (demorado por incidentes violentos fuera del estadio), estando como aficionado en la tribuna le lanzó una naranja al árbitro.

6-Resolverse la vida

Retirado prematuramente del fútbol, Sampaoli dirigía de forma amateur al Alumni de Santa Fe. Para poder costearse los gastos, primero fue cajero de un banco y luego fue oficial de registro civil. Al tiempo quedó facultado para firmar matrimonios y actas de defunción cuando el juez no estuviera disponible.

Lee también   10 curiosidades de Raúl Gudiño

 

5-Profeta fuera de su tierra

Sampaoli no dirigió profesional en Argentina. A partir de 2002 dirigió a Juan Aurich, Sport Boys, Coronel Bolognesi y Sporting Cristal. En el 2008  migró a  Chile, en la etapa más importante de su carrera con  O’Higgins , luego pasó por el Emelec de Ecuador, y volvió a Santiago para dirigir a Universidad de Chile. En la U ganó cinco títulos. La ANFP lo eligió para dirigir a la Roja en diciembre de 2012 y queda campeón de la Copa América con ese país en 2015. El argentino dio el primer título en su historia a la selección chilena.

 

4-El “jueguito” de Sampaoli

Jorge utiliza un software que comparte con sus jugadores de nombre “Sandball”. Lo utiliza desde hace ocho años y es un video juego, mando en mano, que pide a los jugadores reaccionar ante alguna situación que se le puede presentar en el partido, previo estudio del rival. El DT programa “lateral lento y fuerte”, y ahí el futbolista debe tomar decisiones. “Es una manera inteligente de dar una charla técnica a una generación amante de la tecnología y proclive a la distracción”, dijo uno de los programadores.

 

3-Vivir sin planificar

En uno de sus libros, “Mis Latidos”, Sampaoli confesó: “Yo no planifico nada. Todo surge en mi cabeza cuando tiene que surgir. Brota naturalmente en el momento oportuno. Odio la planificación. Si planifico, me pongo en el lugar de un oficinista».


2-¡Vaya promesa!

La actriz porno chilena Marlen Doll, en medio de la desesperación por no darse rápido en la final de la Copa América Chile 2015 lanzó en Twitter una candente promesa a Sampaoli

 

1-La foto que cambió todo

A sus 35 años y ya sin pelo, Jorge dirigió en una final al Alumni contra 9 de Julio de Arequito. Muy aireado, le dijo algunas cosas al árbitro y lo expulsó. Al no haber tribunas disponibles, se subió a un árbol y siguió dirigiendo ahí. Un fotográfo del diario La Capital de Rosario lo retrató y eso llamó la atención de la directiva de Newell´s, que lo fichó para una de sus filiales. A partir de ahí, la historia es conocida.