Chivas de Guadalajara ya conoce su primer rival del Mundial de Clubes. El 15 de diciembre debe eliminarse ante el Kashima Antlers en el  Estadio Hazza Bin Zayed de Emiratos Árabes.

El “Rebaño Sagrado” no debe fiarse del cuadro japonés, que ya le ha amargado la vida a varios clubes americanos en competiciones intercontinentales. El conjunto cornudo (vaya apodo) es el más ganador de su país y aunque el sábado ganó su primera  Champions asiática, en 2016 fue finalista del mundialito forzando al todopoderoso Real Madrid a la prórroga.

Aquí te dejamos una serie de curiosidades sobre este este particular equipo, que tiene adn brasileño y mucha historia por contar.

 

Shikao, la mascota, no podría ser otra cosa que un ciervo

Cuernos de los ciervos. El nombre de Kashima, la isla de donde hace vida este club, signifca “Isla de los Ciervos”. En la J-League, la mayoría de los nombres se completa en inglés y adoptaron el de “Antlers”, que significa “cuernos”.  La traducción literal sería “Los cuernos (o astas) de la Isla de los Ciervos”. El apodo japonés es Antorazu (cornamenta).

Nacieron en Osaka. El origen de este equipo es amateur y nace de la metalúrgica Sumimoto, que decide tener un equipo de fútbol en 1947, aún con las heridas abiertas de la segunda guerra mundial. En 1975 la compañía se traslada con todo y equipo a Kashima . Antes de 1980 ya habían ganado tres campeonatos nacionales amateur. En 1991 con la creación de la J-League, entran a segunda división y en 1992 dejan de hacer referencia a la empresa Sumimoto para llamarse como arriba indicamos.

Zico, la figura más importante en la historia del Antlers

Un crack para impulsar. Sumimoto toma una apuesta arriesgada: Estando en segunda división, fichan en 1991 al brasileño Zico a quien le ofrecen tres millones de dólares por temporada. La idea, es que al jugarse la J-League por sistema de franquicias, pudiera acceder a la máxima categoría. La inversión y la calidad del equipo tuvo resultados, pues en 1993 se estrenó con muy buen pie en la J-League, al punto de que ganaron la primera mitad de la temporada, pero cayeron en la final con Verdy Kawasaki .

Bebeto, campeón del Mundo en 1994 forma parte de la legión brasileña en Kashima

Samba nipona. Fue tanto el impacto positivo que tuvo Zico, que la historia del Kashima tiene un marcado acento brasileño. Todas las temporadas hay al menos un futbolista de ese país y por el Antlers han pasado campeones del mundo como Leonardo, Jorginho, Carlos Alberto, Bebeto o Marcinho. Hoy cuenta con Pedro Junior, Leo Silva y Leandro, importado directamente del Palmeiras.

El multicampeón Toninho Cerezo, con su famoso bigote ahora teñido de blanco

Estilo amazónico. No solo es política tener jugadores brasileños en el equipo, también hay formación canarinha en el club. Zico, al dejar el rol de entrenador-jugador en 1994, pasó a ser asesor del club y desarrolló talento japonés bajo el estilo mágico de la verdeamarelha. A él, le siguieron en distintas épocas los técnicos brasileños Edu, Paulo Autori, Ze Mario, Joao Carlos, Oswaldo de Oliveira y el recordado crack Toninho Cerezo, quien en el 2000 hizo que el equipo ganara el primer triplete  en la historia de Japón (Liga, Copa del Emperador y Copa de la Liga), aparte de ganar la Copa de Campeones del Este Asiático (A3 Champions Cup) en 2003. Salvo dos interinatos, desde 1994 hasta 2015 todos sus técnicos han sido brasileños. Hoy dirige el nipón Go Oiwa.

Lee también   10 curiosidades de la Copa Confederaciones
La sorpresiva derrota del Atlético Nacional en el mundialito 2016

Terror de los latinos. Al Kashima se le da bien enfrentar a equipos latinos, así que Chivas debe tener cuidado. En 2016, eliminó al campeón de Copa Libertadores, Atlético Nacional y llegó a la final, que perdió con Real Madrid 4-2, al que le obligó jugar prórroga. En la Copa Suruga Bank, torneo que se juega entre el campeón de la J-League y la Copa Conmebol Sudamericana. En dos años consecutivos, el Antlers venció a Universidad de Chile y Sao Paulo (2012 y 2013), aunque perdió la edición de 2016 con Santa Fe.

Equipo récord. Esta es su primera champions asiática, e iguala a otros clubes nipones al ganar por vez única el certamen. Sin embargo, es el equipo más ganador del país. Es el equipo con más ligas (8), más copas de liga (6) y Supercopas de Japón (6). Aparte de ser el equipo con más copas Suruga Bank con dos.  Hay que sumar cinco copas del emperador y una Champions A3. Y es, junto al conocido Yokohama Marinos, el único club que nunca ha descendido a la Segunda división nipona.

Luciano Leo es un brillante mediocampista brasileño en Suoer Campeones

En Super Campeones. Al ser el cuadro más ganador, obviamente que iba a tener referencias en el mítico Captain Tsubasa, conocido en Hispanoamérica como Super Campeones. Respetando la historia, la trama refleja el fichaje de los brasileños Luciano Leo y Pepe por el Kashima Antlers. Luciano Leo es uno de los mejores amigos de Carlos Santana, un brillante canarinho que a su vez es amigo del protagonista Oliver Atom. Luciano y Santana hacían una llave formidable en el Flamengo.

No podía faltar una estatua de Zico en el estadio

Estadio pionero. En el arranque de la J-League, el fútbol debía compartir recinto con estadios de béisbol, un deporte un tanto más popular en Japón y otros clubes más afortunados, con estadios de pista atlética. En 1993 se erige el Kashima Soccer Stadium, y haciendo honor a su nombre, fue el primer estadio de primer nivel dedicado exclusivamente al fútbol en Japón. Ha albergado la Confederaciones de 2001, el Mundial de Fútbol de 2002 y tres ediciones de la Suruga Bank. En su entrada, hay una estatua de Zico.

Casi “rojinegros”.  Debido al éxito que le otorgo Zico a finales del siglo pasado, su indumentaria pasó a ser negro y roja, para homenajear al brasileño y el club de sus amores, Flamengo. Sin embargo, el mismo jugador dijo que siempre hay que respetar la tradición y volvieron a sus colores originales: azul y rojo. Sin embargo, como los japoneses son algo tercos, el azul que se usa en tiempos recientes es bastante oscuro.