A la undécima hora, del undécimo día, del undécimo mes de 1918 en Compiègne (Francia) se ponía fin a la Gran Guerra, un armisticio que zanjaba la Primera Guerra Mundial que se llevó la vida de más de 10 millones de personas.

En el Reino Unido cada 11 de noviembre se celebra el Remembrance Day, o Armistice Day, una jornada para el recuerdo de los hombres y mujeres fallecidos durante las dos guerras mundiales y todos los conflictos en los que han luchado los países miembros de la Commonwealth.

La Premier  League, como parte fundamental de la sociedad inglesa, forma parte de esta tradición, así que es común ver en las camisetas de los equipos o en los brazaletes de capitán una simbólica amapola de tela para conmemorar a los caídos.

Conozcamos un poco acerca de esta tradición que este domingo cumple cien años:

Viene de un poema. Desde 1920, el símbolo del “Remembrance Day” es esta amapola debido a un poema del soldado canadiense John McCrae tras la batalla de Ypres en la región Flandes, Bélgica, titulado In Flandes Fields:  If ye break faith with us who die / We shall not sleep, though poppies grow/ In Flanders fields. (Si rompes la fe con nosotros que morimos/  No dormiremos, aunque las amapolas crecen / En los campos de Flandes).

La Premier como liga se ha mostrado muy activa con la fundación de veteranos

Para una fundación. La  amapola artificial conocida como “Poppy Appeal” es vendida por la Royal British Legion, una organización benéfica que se dedica al cuidado y ayuda de los veteranos de guerra, una manera de recordar y de financiarse. En 2017 se vendieron 41 millones de amapolas.

La Premier se sumó. Y entonces, desde 2012 con obligatoriedad, cada equipo de la Premier debe vestir una camiseta con la amapola desde que arranca noviembre hasta el Día del Recuerdo. Luego, los uniformes con el “Poppy Appeal” son subastados y ese dinero va a Royal British Legion. Antes de esto, se hacía por iniciativa propia y no había uniformidad: algunos usaban una amapola estampada y otra cosida. De hecho, en 2009, en un duelo entre Liverpool y Manchester United ambos clubes no la usaron

Sobre el corazón. La tradición estipula que los hombres deben colocarse la flor en el lado izquierda del pecho, pues era el lugar donde se colocaban las medallas y por el contrario, las mujeres en el lado derecho. En la Premier League, lo deben lucir directivos, futbolistas, entrenadores. En tiempos recientes se ha sido más permisivo y se puede usar en una manga de la camiseta o en la banda del capitán. También se utiliza en todas las disciplinas que tengan actividad ese día, como el rugby.

Inglaterra no pudo exhibirla en el pecho en amistosos internacionales

FIFA intentó vetarla. En 2011, la FIFA se negó a permitir tal exhibición en los encuentros internacionales, pero aceptó que Inglaterra usara brazaletes negros con una pequeña amapola luego de una apelación directa del Duque de Cambridge y luego del Primer Ministro David Cameron. En 2016, la FA, así como sus pares de Gales, Escocia e Irlanda del Norte fueron multadas con sanciones entre 17 mil y 35 mil euros por exhibir la prenda, pero después el mismo ente retiraría el castigo. FIFA intenta evitar detalles políticos a toda costa y pensó que esto pudiera ser ofensivo a otras naciones. Sin embargo, en 2017 determinó que no era ofensivo.

Lee también   10 Curiosidades de: Raúl Arias
Donald Bell, en su faceta militar y de futbolista. Al centro, la “Victoria Cross”, una medalla otorgada a los soldados más valientes

Futbolistas en armas.  El día sirve para recordar a los futbolistas que pelearon en la Primera Guerra Mundial, por ejemplo,  Donald Bell del Newcastle que recibió la Cruz Victoriana. Aparte, de recordar a los caídos en combate como Jimmy Speirs (jugó en el Rangers y en el Leeds), Tim Coleman (Fullham, Everton y Sunderland), Joe Webster del West Ham que luchó en el Regimiento de Middelsex o Donald Simpson (Newcastle y Crystal Palace).

Todo el reino, menos uno. No solo en Inglaterra, también en Escocia y Gales se viste la amapola artificial. Todos los clubes, menos uno:  Celtic de Glasgow. El cuadro verdiblanco al tener una base de aficionados que simpatiza con la situación política irlandesa, se cuida de no generar polémica con la prenda, aunque, realizá anualmente un donativo de 17.000 dólares a la Royal British Legion.

McClean ha recibido amenazas por no vestir la amapola

Jugadores en contra. A lo largo de la historia hay jugadores que han preferido no vestir el “poppy”. En esta temporada, Nemanja Matic y James McClean no se colocaron la amapola de tela. El primero explicó que no usará amapola porque su pueblo de Vrelo fue bombardeado por la OTAN en Yugoslavia en 1999. El segundo, de origen irlandés, recuerda siempre la matanza del ejército inglés a los independentistas de su país. Es la séptima temporada en la que McClean genera polémica por esto y es abucheado cada vez que toca la pelota por estos días. Incluso, ha sido amenazado de muerte.

Guardiola molesto. Pep generó polémica al referirse que la FA no le permitió vestir un lazo amarillo, en solidaridad por los presos políticos en Catalunya pero sí debía vestir una amapola. “Me permiten ponerme el ‘poppy’, pero no el lazo amarillo, algo que llevo por solidaridad, pero me lo han prohibido y me decepciona, porque es gente inocente que tiene más de un año detenida”.

Veteranos cuestionan. Ante la “inquisición” que se vive en los días de la amapola, los veteranos de guerra que se benefician de este día se han quejado de que las figuras públicas, entre ellos los futbolistas, son presionados para vestir la amapola. Muchos de los que pelearon en la guerra consideran que el gesto y las donaciones deben ser espontáneos.