10 curiosidades sobre Michael Robinson

Michael Robinson se ha ido. En esta comunidad, en esta casa, donde nos gusta lo fino del periodismo, el análisis profundo y humano, agradeciendo la lejanía de la cháchara vacía, extrañaremos a este exfutbolista que terminó siendo un grandioso periodista.

Nacido en Inglaterra, internacional con Irlanda e inmortalizado en España. Sus «Informes Robinson» y antes, la feliz mirada del fútbol en «El Día Después» le hicieron ser respetado y admirado no solo en España, también en todo el mundo de habla hispana.

Víctima de un cruel cáncer, dejó este mundo el 28 de abril. Sin embargo, recordaremos 10 curiosidades de un tipo que nunca estaba de mal humor.

 

10-Problemas del idioma

Cuando Michael llegó por primera vez a España, a formar parte del club Osasuna.  Lo primero que sucedió y duró hasta varios meses después, fue que pensó que estaba en la ciudad de Osasuna y no de Pamplona. Fue víctima de varios chistes idiomáticos, como en la primera salida con sus compañeros a tomar, le pidieron ordenar los tragos y le dijeron que en español eran: “hijos de puta”. Y fue a la barra a pedir: “por favor, deme cuatro hijos de puta”.

9-Su lugar favorito en el mundo fue Cádiz

Cádiz era un lugar del que estaba enamorado. «Es un lugar que no existe. Cuando todo el mundo está preocupado por el capitalismo, estos están con una cervecita y unas gambitas viviendo la vida. Es un lugar inoculado contra cualquier virus relacionado con las preocupaciones cotidianas. En España nos reímos a carcajadas de los demás. Pero reírnos de nosotros mismos nos cuesta más». En 2018 fue declarado hijo adoptivo de la ciudad.

 

8-La historia de «Tittychev»

Uno de sus mejores “Informes Robinson” fue sobre “Tittychev”. Se trata de Steve Davis, un hooligan del West Ham que en un partido de pretemporada estaba insultando a cada rato al atacante Lee Chapman, por sus goles fallados. Se lesionó y el DT Harry Redknapp, le dijo a “Tittychev” que entrara, que si insultaba tanto, que entrara a jugar. Davis se uniformó y entró. Pudo haber terminado como una película de Hollywood, pues marcó gol y el juez de línea se lo anuló. Una historia brillantemente contada.

 

7-«Cuando fuimos campeones»

Para muchos, el mejor “Informe Robinson” que realizó Michael fue el de España campeona de 2010. Tomado desde el ángulo de los campeones. Otro que también gustó mucho fue el del “Trinche” Carlovich. Y fuera del fútbol, el de Karpov vs. Kasparov, enfrentrados los dos maestros históricos del ajedrez.

Lee también   10 curiosidades de: Carlos Salcido

 

6-Le metió al doblaje

En el ámbito del doblaje, fue actor de voz en las películas de animación Shrek 2 y Shrek tercero, interpretando al personaje de Doris, «la hermanastra fea». Unas de las cosas más curiosas de su vida.

5-Un ratico para México

Robinson, cuya segunda casa fue el Canal + y luego Movistar Deportes,  tuvo participación para el Mundial de 2014 con la cadena Televisa, exactamente con TDN. Robinson, ganó varios premios a la excelencia comunicacional, como varios Premios Onda y el XII Premio Internacional de Periodismo Vázquez Montalbán.

4-La cara de un videojuego

Aquellos tiempos felices, cuando vendían videojuegos en kioskos, brilló para los futboleros un programa llamado “PC Fútbol”. A mediados de los años 1990 se convirtió en el rostro visible del videojuego de gestión deportiva. Por años, su rostro acompañó a un juego icónico que influyó en toda una generación.

3-Todo un ganador

Recordamos a Michael Robinson como un gran periodista y presentador, pero hay que recordar siempre que fue un gran mediapunta del Liverpool. En dos años, ganó con el Liverpool, Liga, copa de La Liga y Copa de Campeones (Champions). 38 partidos y ocho goles en ese período.

2-Inglés al servicio de Irlanda

Robinson dejó leyenda en España, en lo periodístico y sirvió a la selección irlandesa. “Creen que soy un anti inglés, pero exageran”, dijo alguna vez. En realidad es que no tenía oportunidad en la inglesa. Con Irlanda, por sus raíces maternas,  jugó en 24 ocasiones y marcó cuatro goles.

1-Olvidó la Orejona

Y quizás la anécdota más chistosa de su maravillosa vida fue en la final de Copa de Campeones (hoy Champions). Era el sexto pateador y no llegó a chutar. “Si me decían la Copa o el penal, entregaba la Copa. Estaba lleno de nervios y no quería quedar como el idiota que falló el penal para ganarle a Roma”, contó en una entrevista. Lo peor no fue eso. De regreso a Liverpool, se rotaron el cuidado del trofeo y en el tramo del aeropuerto, le tocó a él. Vio unos habanos que le gustaban a su madre, los compró y cuando subió al avión, le preguntaron por la Orejona. La había dejado en el Duty Free. “Fue el sprint más veloz de mi vida”, dijo años después.