En nuestro futbol existe una tendencia inexplicable. Cada vez que un técnico (de esos que figuran en el carrusel nacional) llega a un equipo surgen frases como «es un entrenador exitoso», «tiene una trayectoria impecable», «cumple con el perfil» o «está identificado con la institución». Esas frases, casi fanfarrias, son mayormente pregonadas por directivos y medios.

Uno de los últimos casos sobre esta tendencia es Raúl Arias. Arribó a Estudiantes Tecos con un palmarés nada presumible. Sin embargo para muchos es un técnico «exitoso». Y esa etiqueta de éxito proviene de un título con Necaxa y dos subcampeonatos (Necaxa y San Luis).

En cambio, pocas veces se abordan sus logros negativos como haber descendido a Necaxa y no durar ni un torneo con Chivas. Por si fuera poco jamás vistió las camisetas de clubes que ha dirigido, siendo así que identificado con instituciones no está. A ello súmenle que su sistema no beneficia en nada al juego.

Todo lo anterior sirva para que ustedes opinen sobre esta tendencia que aqueja al futbol mexicano. ¿A poco sí Arias es un técnico exitoso? ¿Qué opinan sobre el futbol que practican los equipos de Arias? Tomen como punto de partida que podría ser el hombre que sin querer beneficiaría a nuestra liga descendiendo a Tecos.

Lee también   Dorados, Puebla y Veracruz sonríen en la Copa MX