Duraron más los rumores sobre su llegada a nuestro país que ellos dentro de la cancha. Son jugadores de los que uno se acuerda, pero por malos y por la forma en que se fueron de la Liga MX.
Hoy Pachuca contrató a Germán Cano, en lugar de Darío Cvitanich, quien tiene una lesión que le hará perderse el resto del torneo y lo más seguro es que Darío termine en Talleres de Córdoba, puesto que al ser propiedad de Grupo Pachuca, no tendría costo su transferencia y podría recuperarse de su problema en Argentina.
Y bueno, casos como el de Cvitanich no son raros en el futbol mexicano, aunque algunos han durado y se han ido de peor forma que otros. Por eso, es momento de recordar a tres de ellos.

Ronald Raldes (Cruz Azul)
El peor Cruz Azul de la historia no estaba conforme con sus resultados y la paupérrima elección de refuerzos que había hecho (Pablo Ovelar y Luis Ángel Landín en lugar de Nicolás Vignieri y Miguel Sabah) y se atrevió a contratar a un boliviano de nombre Ronald Raldes para tratar de cerrar con decoro el Clausura 2009 y la Concachampions.
Llegó en abril y aunque Benjamín Galindo le dio la titularidad, fue cuestionado por su falta de velocidad y peor juego aéreo, por lo que en cuanto acabaron ambos torneos, se fue del club.
¿Cómo estarán los demás defensas bolivianos que Raldes recientemente jugó con su selección?

José Luis Chávez (Atlas)
Otro boliviano que llegó al futbol mexicano y no duró nada que José Luis Chávez. El Atlas lo trajo en el Apertura 2012 y hay que ser sinceros, cumplió bastante bien, pero el club lo prestó a equipos bolivianos y le fue bien, por lo que regresó a México para el Clausura 2014, torneo en el que se lesionó al arranque, por lo que los rojinegros prefirieron mandarlo de regreso a su país y liberar la plaza de extranjero.

Lee también   Comisión Disciplinaria investigará a Juan Reynoso por polémicas declaraciones

juan carlos

Diego Guastavino (Querétaro)
Lo de Guastavino fue mucho más cruel. Diego ya había jugado en el Querétaro con números cumplidores, tomando en cuenta que era un uruguayo de perfil bastante bajo. Vaya, no se esperaba que hiciera gran cosa y no decepcionó. Se fue del club y volvió para el Apertura 2014, después de que en el Clausura apenas jugara, pero al confirmarse la contratación de Ronaldinho, fue el elegido para dejar libre la plaza de extranjero y sin decir agua va, lo mandaron a la República Oriental.