Finalizado el encuentro entre Cruz Azul y Toluca en el Estadio Azul, que terminó dándole el pase a semifinales al cuadro mexiquense, Christian Giménez y otros jugadores fueron al sector donde se encontraba la porra «Sangre Azul» para despedirse de ellos y agradecerles el apoyo. Sin embargo, la afición se encontraba molesta por terminar otro año sin haber conseguido el título e invadió la cancha para encarar a los jugadores.

Los futbolistas se resguardaron en el vestidor y, acto seguido, la porra se fue a encarar a los pocos aficionados del Toluca que aún permanecían en la grada. Afortunadamente no hubo heridos y el incidente no pasó a mayores. La policía arrestó a algunos aficionados cementeros y la gente de Toluca fue desalojada rápidamente.

Lee también   "Estamos tristes": Guardiola