Más allá de los temas recurrentes sobre el equipo, como el síndrome del subcampeonato o la gestión de Billy Álvarez, Cruz Azul tiene un motivo para presumir, Javier Aquino. Cada vez que juega con la Máquina, marca la diferencia.

El sábado pasado, ante Monterrey, su presencia en la cancha resultó vital para el triunfo celeste. Lo mismo sucede cada vez que ingresa, pues es un revulsivo para la ofensiva cruzazulina. Encara, dribla, se acompaña y contagia sus deseos de jugar a otros compañeros.

A pesar de contar con 21 años de edad, Aquino se muestra como un jugador maduro que sabe descifrar los partidos, especialmente cuando sabe que se le necesita. Sin embargo pocas veces es titular y es más utilizado como relevo.

¿Merece Aquino ya ser titular indiscutible? ¿Lo ven como titular para el Mundial de 2014 con el Tri?

Lee también   Enfrentamientos entre fanáticos y policías tras el ClásicoJoven