Una auténtica batalla campal protagonizaron Tecos y Dorados en el estadio Tres de Marzo.

El partido se encontraba 2-1 en favor de Tecos cuando una falta sobre Eduardo Lillingston, quien recriminó con empujones a Rodrigo Folle, desencadenó una auténtica batalla campal en el estadio Tres de Marzo. Jugadores de Estudiantes y Dorados prácticamente se dieron con todo e hicieron de la cancha un cuadrilátero.

La situación se salió de control al grado de que jugadores, como Marco Argüelles, se brincaron el enrejado para huir de la trifulca. Las bancas no estuvieron ajenas y también participaron en el espectáculo de las trompadas. Fueron más de 20 minutos de auténtico zafarrancho sin que el árbitro supiera qué hacer. De acuerdo a informaciones, el Tilón Chávez abandonó el inmueble con la nariz fracturada.

Una vez que medio se tranquilizaron las cosas, el silbante expulsó a cuatro jugadores de Tecos y tres de Dorados. Lo increíble es que decidió reanudar las acciones. Previo a tomar dicha decisión, el árbitro fue captado recibiendo una llamada telefónica, lo que hace generar suspicacias.

Tras media hora de bronca, después de un hecho lamentable, ambos equipos se pusieron a jugar con o poco que les quedaba y ya no pasó nada; el triunfo fue para Estudiantes por dos goles a uno. Lillingston anotó los dos de su escuadra, mientras que Cuauhtémoc Blanco lo hizo por los sinaloenses.

Desafortunadamente el futbol pasó a segundo plano. Mucho trabajo tendrán la Comisión Disciplinaria y la Comisión de Arbitraje. De igual forma Estudiantes Tecos y Dorados tendrán que dar una postura ante lo acontecido.

Lee también   Valedores vs Metepec

Ustedes dicen. ¿Qué les parece lo que sucedió en el Tres de Marzo?