«Sangre con sangre se paga», era el mensaje de algunos aficionados Chivas que les hicieron llegar a sus respectivos de León a mitad de semana a través de las redes sociales. Ésto, en venganza por lo sucedido el torneo pasado cuando el Rebaño visitó el Nou Camp y se encontraron con una violencia desmesurada por parte de la afición local a la salida del estadio.

Este domingo en el Omnilife, lamentablemente se cumplieron las amenazas. En imágenes deplorables que muestran aficionados heridos, golpeados en el piso y con poca -casi nula- ayuda de la policía, se ven los pormenores de una pelea campal entre gente de Guadalajara y León, además de destrozos a los autobuses visitantes (incluído el del equipo León) que dejaron un saldo mayor a 1.5 millones de pesos en pérdidas.

En videos difundidos por el periódico AM de León y TVC Deportes, se puede apreciar la brutalidad de los salvajes «Pseudoaficionados» de ambas escuadras en lo que, se supone, es un espectáculo deportivo de entretenimiento sano y familiar.

«Hay que aplicar sanciones muy severas contra los equipos que hagan eso, ya sea León, Chivas, el que sea, las sanciones severas o el cierre del estadio son las cosas que hacen que uno cuide al aficionado del otro equipo, el futbol es un espectáculo y acá en México se insiste mucho en que se haga eso», declaró tajantemente Gustavo Matosas, entrenador del club León.

«A nuestro camión le aventaron una piedra que iba directo a la cabeza del conductor, afortunadamente, el vidrio resistió el impacto, porque si no, a la velocidad que conducía, de 80 kilómetros por hora, seguramente la reacción del chofer hubiera sido hacer un movimiento brusco con el volante y quizá hasta nos hubiéramos matado», sostuvo el uruguayo.

Lee también   FRANCIA | Heinze, mejor pagado en la liga

Para rematar, algo similar se vivió el sábado en la Corregidora al culminar el encuentro entre Querétaro y Atlas, donde la gente expresaba su temor y rabia a través de las redes sociales mientras aun permanecían en el estadio sin poder salir.

La Liga MX, que se jacta constantemente de estar creando un sistema de competencia ejemplar a nivel continental dentro y fuera de la cancha, ha declarado que comenzarán investigaciones por lo sucedido en estas plazas del fútbol mexicano.