Coras, mucho rival para las Chivas
Bajo una intensa lluvia, los Coras derrotaron al Guadalajara

La Arena Cora, aún con sus aforo de 12 mil espectadores, le quedó grande a unas desangeladas Chivas de Guadalajara. La actual oncena del rebaño dejó en el camino a Tepic los años de historia y tradición. El equipo tapatío repitió la actuación lastimosa del pasado fin de semana y dejó en claro que la preocupación de su entrenador debe ir más allá de un tentativo descenso; nada más lastimoso que el actual estado de forma del club rojiblanco.

Carlos Bustos apostó por la Copa Mx para redimir a su rebaño luego de una desafortunada derrota frente a los Tuzos del Pachuca; peor error no pudo haber cometido. La utilización de miembros del equipo titular frente a los Coras de Tepic solo sirvió para ahondar más en una herida de por sí profunda; el equipo nayarita, rival en turno del chiverío, propinó un revés doloroso a uno de los más grandes del futbol mexicano.

El Guadalajara cayó 3-1 con un equipo que, además de todo, es su filial. Las Chivas Rayadas de Guadalajara enlodaron el prestigio sobre un césped que después de 90 minutos y una lluvia torrencial es equiparable con el nivel de juego del alguna vez ‘Campeonísimo’: Un desastre. Las zanjas sobre el empastado rememoran un bache futbolístico para el que el timonel en turno no parece tener solución.

El ataque, inoperante. La defensa, inefectiva. Las Chivas buscaron en Omar Bravo y Aldo de Nigris una solución que ninguno de sus delanteros parece conocer. Aun antes de la tormenta, los Coras exigieron a un rebaño incapaz de reaccionar. Al 16′, Adolfo Bautista, viejo conocido de la institución tapatía asestó el primer golpe al orgullo rojiblanco; el ‘Bofo’ se ahorró la celebración y se limitó a recibir el afecto de sus compañeros; la modestia servía de nada. El daño estaba hecho.

Lee también   Derrota para Stuttgart

Al 33′ el ‘Tepa’ Solís esbozó una leve esperanza de mejoría para la causa rojiblanca, pero con un efectivo disparo a distancia es imposible dar solución a una crisis que ya no resulta novedosa. Siete minutos le duró el gusto de haber empatado al equipo de Carlos Bustos; al 40′ Diego Hernández retomaría la ventaja para los locales, sin dudarlo, merecidos vencedores.

La segunda mitad, un suplicio para la afición del Guadalajara y para los futbolistas mismos. Convalecientes, las Chivas Rayadas brindaron un concierto de errores cerca y fuera del área, equivocando pases cortos y desaprovechando las pocas oportunidades de gol. Al minuto 58′, Eder Pacheco, delantero del Tepic, pondría fin a la agonía de los jaliscienses que por mero instinto intentaron defenderse ante un rival que fue mucha pieza.

El silbatazo final ahogó la desesperanza rojiblanca y dictaminó un empate global de 4-4 en la serie; no hay punto extra ni consuelo para el rebaño. Aunque los años de tradición dictaminen lo contrario, Coras de Tepic vence a las Chivas. Aunque se trate de la siempre extravagante Copa Mx, no habrá pretexto realmente válido para justificar un resultado por demás indefendible.