Todo parece indicar que ni la Federación Mexicana de Fútbol ni la Selección Mexicana se podrán ver afectadas por la crisis del COVID-19.

Y es que ambas entidades, al igual que las demás selecciones mundiales, es manejada bajo un presupuesto para el mes siguiente que se establece antes del final de cada mes, por lo que ya tenía todo arreglado para este primer cuatrimestre del año y es la principal razón por la que ningún elemento, bien sea miembro del cuerpo técnico, trabajador, directivo, entre otros, sufran rebajas o retenciones salariales.

Cabe recordar que el conjunto azteca, en comparación a muchas ligas, clubes, jugadores u otras federaciones y ahora mucho más, pues tiene algunos partidos pendientes, como los que deberá jugar en Estados Unidos y por los que se llevará un poco más de dos millones de dólares por cada uno.

Cabe recordar que los montos no son por año sino por contrato y contemplados en «cuatrienios» en donde se tienen que disputar 20 encuentros. Al no tener fechas concretas están divididos en cinco por año, pudiendo jugar en cualquier mes o año, siempre que se cumpla la cantidad y esté entre dicho período.

Si bien la Selección Mexicana no podrá recibir la cifra que le corresponde por los dos cancelados de marzo y el cancelado en mayo, podrá percibirlo cuando los juegue.

Además, el Tri no verá afectada su economía gracias a los contratos ya firmados con sus patrocinadores y socios comerciales, que son por año.

En términos generales, la crisis que ha generado el COVID-19 en muchas entidades no llegará a la FMF ni al combinado nacional, si se toca el mediano y corto plazo, donde solamente verá retrasados sus ingresos, pero lo que respecta a gastos está todo presupuestado.

Lee también   #ElTweetDelDía miércoles 7 de agosto de 2013

Fuente: Diario Récord.