Cuando Cuauhtémoc Blanco cayó fulminado sobre el cierre del segundo tiempo en el campo de La Piedad, muchos pensaron que el ídolo de multitudes había sufrido una lesión grave al grado de una rotura de ligamentos. Sin embargo, Blanco se vendó y siguió jugando lesionado a lo «Beckenbauer» durante los dos tiempos extras.

No obstante, el «10» debía de hacerse estudios posterior al partido para evaluar la magnitud de la lesión, cuya consecuencia obvia de ser grave, sería el retiro definitivo del Cuauh en todas las canchas del fútbol mexicano.

El mismo Blanco anunció el día de hoy que la lesión necesitará rehabilitación pero que no es grave como para pensar en el retiro y que, en cuanto esté recuperado, comenzará a planear la siguiente temporada con el equipo sinaloense.

“Afortunadamente la lesión no fue grave, fue una distensión de ligamentos nada más y ahora tengo que esperar para saber el tiempo de rehabilitación y así poder prepararme para la temporada que viene. La próxima semana les contaré la evolución de mi lesión”, comunicó Blanco en su blog personal.

Cuauhtémoc Blanco y Dorados perdieron la final de Ascenso contra La Piedad y no pudieron conseguir el doblete este fin de semana tras haber ganado la Copa MX ante Correcaminos.

[Ver homenaje «20 años con Cuauhtémoc» por Sergio Sánchez]

Lee también   Hugo Gatti se suelta para hablar de Barcelona y Real Madrid