El futbolista brasileño de los Tigres, Danilo Verón, o mejor conocido como «Danilinho», ha sido demandado por una joven de 18 años bajo los cargos de violación. Debanhi Zuazua Rentería puso la demanda por violación en la Procuraduría General de la Justicia del Estado de Nuevo León luego de que días antes su madre pusiera una querella, sin éxito, por amenaza de muerte.

“Hace meses que lo conocía, nos quedamos de ver y fuimos a El Canto (bar de San Pedro), estuvimos ahí bebiendo y después de eso me forzó a tener relaciones con él. Cuando él me viola, le digo: ‘Ya no quiero nada contigo, déjame en paz’ y fue cuando él me empezó a hostigar, a molestar y me empezó a amenazar, a tal grado que ya no quería salir ni a la tienda por el miedo”, señaló la joven en una entrevista al periódico El Norte.

“Él me siguió marcando, me siguió amenazando, a tal grado que se quedaba afuera de mi casa y me decía: ‘Aquí estoy afuera y no me voy a ir’. Y por WhatsApp tengo la conversación donde me decía: ‘Más vale que salgas porque no me voy a ir’, y me fui a vivir a la casa de mi mejor amiga porque no me dejaba en paz”.

“Decía que él compraba a la policía, que compraba todo, que tenía demasiado dinero y yo le dije que me dejara en paz. Le decía: Lo único que quiero es que ya no me hables, ya no me busques, ya no quiero nada contigo, déjame de buscar”.

Luego de que el brasileño se enterara de que su madre había puesto la querella, la joven declaró que Danilinho se volvió todavía más agresivo.

Lee también   La "Invasión" de Tigres al Monumental de River

“Me marca y me dice: ‘mira, hija de tu pin… madre, si tienes un poco de valor, más vale que agarres tus cosas y te vayas del país, porque si no te voy a mandar a matar porque yo con mi dinero compro la policía y compro todo, niñita’”, añadió Debanhi.

No es la primera vez que Danilinho tiene problemas con la justicia puesto que en el 2011, una menor lo denunció por haberla golpeado. Asimismo cabe señalar que el jugador se ausentó, sin justificación alguna, del entrenamiento en Zuazua el día de hoy. El club declaró que el futbolista tenía autorización de Ricardo Ferretti para no asistir.