Desde mis plumas: Análisis del fin de la era Matosas.

6 meses le duró el gusto por Gustavo
Se aproxima la conferencia de prensa

Lo de Matosas el día de hoy, ni siquiera llegó a secreto a voces, a temprana hora de la mañana se empezó a manejar la información de que Matosas y Peláez no habían llegado a un acuerdo con los refuerzos y que la relación laboral entre el club y el estratega artífice del bicampeonato con la fiera, había llegado a su final.

Esta bién, uno pide, el otro no da, inconformidades de un lado y, quizá, protagonismo del otro, palabras irán, motivos sobrarán; lo que es un hecho es que la mayoría del americanismo (incluyéndome), estamos como dicen mis tías de 60 años, con el Jesús en la boca; y es que ante los nombres de Javier Aguirre y peor aún, «Nacho» Ambríz, rondando sobre las altas cúpulas de Coapa, pues sólo Dios sabrá a donde nos llevará esta rueda de prensa que se avecina en un par de horas.

Si algo es cierto, al americanismo le ha sido muy complicado deslindarse de la época del «Piojo» Herrera, que si «el Turco» perdió los clásicos y aquel no; que si Matosas en los primeros partidos llevaba tantos puntos y en aquella época eran más, que si perdia menos, etc. No hay que olvidar que para el título de Herrera tuvieron que pasar 2 años, que si bien no se tenían los planteles con los que después contaran Mohamed y Matosas; es el hecho de que con él, regresara esa garra, esa mística, ese coraje y que tuvo su premio y culminación, con la obra máxima de Miguel como entrenador, en esa peliculesca final vs Cruz Azul, hay que saber distinguir que son procesos y maneras diferentes de ver el fútbol.

Lee también   Gana Tottenham; Gio sigue lesionado

Hoy se va Matosas, en una decisión que para mi esta muy mal tomada y mas si se confirma el hecho de que sea por «falta de dinero» para refuerzos, esto tiene un trasfondo, ¿cuál será? El tiempo lo determinará, lo único que se le pide a la directiva y que creo que no nos harán caso es, no volver a los tiempos del «pelado» Díaz, de Ruggeri, de Luna, de Romano, de Brailovsky. Y menos ahora que parecía que regresaba el América que anda en boca de todos, el que le encanta a los «antis», el que pierde y es noticia, ese que como toda su historia, ha sido «sencillito y carismático».