El defensa central mexicano Diego Reyes, que el año pasado se erigió en el Espanyol como uno de los mejores zagueros de la Liga española, no cuenta hasta ahora, para el cuerpo técnico del Oporto por lo que su única salida es la selección mexicana, que sigue apostando por él.

En el Oporto la situación es complicada, debido a que la pareja de centrales formada por el español y capitán de los dragones Iván Marcano y por el brasileño Felipe es una dupla que en los cuatro primeros encuentros no encajó goles y la pasada temporada fueron fijos para el entonces entrenador Nuno Espítiro Santo.

A principios de agosto todo indicaba a que Diego Reyes, tras su buena temporada en el club catalán, podría regresar al Espanyol o, incluso, acabar cedido a otro conjunto de mayor nivel de otras ligas europeas.

Sin embargo, la situación se ha estancado y Diego Reyes, si antes del 31 de agosto no logra validar alguna cesión a otro club, tendrá que conformarse con alguna oportunidad que reciba en caso de que no estén disponibles algunos de los centrales fijos.

Reyes, de 24 años, desembarcó en Europa procedente de la liga mexicana en el verano de 2013. Tuvo dos temporadas sin demasiadas oportunidades en el Oporto, club con el que tiene contrato hasta junio del próximo año, y luego de esas dos temporadas en Portugal acabó cedido a la Real Sociedad, donde era titular toda la temporada 2014-2015.

Lee también   A Gignac le gustaría jugar en uno de los grandes del fútbol argentino