CANCHA VIRTUAL | Aquellos primeros grandes juegos...
CANCHA VIRTUAL | Aquellos primeros grandes juegos…

Dicen que los futboleros ya somos enajenados por amar un deporte las 24 horas del día de todos los días. Tal concepción se queda corta para aquellos aficionados que también alimentamos nuestra pasión con los videojuegos relacionados al balón. Hacemos de una consola una cancha y de un sillón nuestro banquillo. Y no, no es que estamos locos o seamos ociosos, simplemente tenemos emociones a granel para repartir. Bueno, y en ocasiones para desperdiciar.

En FutbolSapiens iniciamos una serie de publicaciones, muy videojuegofutboleras, que nos llevarán a esa otra cancha que a muchos apasiona, la Cancha Virtual.

Abriendo el baúl

La edad no pesa cuando te pones frente a frente con aquellos videojuegos que tanto te acompañaron al llegar de la escuela o al caer la noche porque ya era tarde para echar la cáscara en la calle. Dos juegos que definitivamente marcaron la historia de las consolas fueron International Superstar Soccer 98 (Konami) y el otro World Cup 98 (EA Sports).

Eran tiempos en que ambas compañías buscaban, con sus respectivos juegos, ser la franquicia número uno de futbol, tan es así que Konami desarrolló prácticamente dos versiones diferentes para las plataformas que lideraban el mercado, el PlayStation o PSOne y el Nintendo 64 o N64.

Sus aportes

La versión de PlayStation era totalmente diferente a la del N64, pero igualmente exitosas. Las dos versiones tenían en su portada al Pibe Valderrama y por supuesto mejores gráficas. Es aquí cuando debemos voltear a ver la versión del Nintendo, desarrollada por Konami Computer Entertainment Osaka. A pesar de no contar con las licencias para los nombres de los jugadores (que vaya que ha sido el talón de Aquiles de todas y cada una de las entregas) ha sido el mejor juego de futbol que se desarrolló para dicha consola.

¿A poco no recuerdan a los jugadores a los que les dábamos indicaciones? Festejando sus goles o enojados por sus fallas, Ronarid (Romario), Henlie (Henry), Sumpaio (Sampaio), Kafou (Cafú), Rezarzu (Lizarazu), Oren (Owen), entre otros, nos mantenían pegados al control. De rebote terminábamos por asumir que su verdadero nombre era el del terreno de juego virtual y no el real.

En contraste World Cup 98 fue el primer videojuego en obtener las licencias oficiales de FIFA para utilizar los nombres de los futbolistas y las camisetas, bueno, previamente el Road To World Cup 98 ya había utilizado los nombres originales de los futbolistas, pero para esta entrega ya se utilizaban los jerseys originales lo cual fue, es y seguirá siendo un plus. El motor gráfico de la entrega era prácticamente también el mismo que el FIFA: Road to World Cup 98. Eso sí, tenía sus ligeras mejorías pero lo atractivo era jugar el torneo de la Copa del Mundo. Asimismo innovaron con la inclusión de soundtracks, algo que los fans hasta la fecha esperan con ansias previo al lanzamiento de cada entrega.

Lee también   “Es necesario tener la mentalidad apropiada para ganar”: Bob Martínez

Futbol y videojuegos

En su artículo Futbol y videojuegos: reinventando el juego, Bruno Peláez, especialista en temas de Comunicación, abunda sobre la relación entre una cancha real y una de consola:

«La experiencia del balompié digital no es sólo enfrentar dos escuadras distintas sino que uno de los elementos importantes es videojugar con los equipos conocidos, ya sean clubes o selecciones nacionales. El tipo de torneo que se pueda jugar también influye en la inmersión, ya que una liga completa es más interesante que solamente tener partidos amistosos. Desde hace varios títulos de futbol el usuario puede configurar su propio torneo, con el número de equipos que él quiere, con liga y eliminatorias. Logrando así que se tenga el diseño total de la experiencia».

La anécdota

A través de un sondeo efectuado por FutbolSapiens, futboleros que jugaron los videojuegos mencionados compartieron frases, experiencias y recuerdos de lo que en su momento para ellos fue la vida misma.

EL CORTÓN. «Me encabronaba mucho cuando perdía, pero mucho. Una vez me marcó mi chava y pues había perdido. Le respondí que dejara de llamarme, que no me molestara. Me cortó».

IRA. «Molestaba e irritaba que tú como entrenador hacías todo lo posible por el bien del equipo y el equipo no entendía tu sistema».

LA MADRE. «Como veía que me podía pasar horas jugando, mi mamá agarró y tiró mi consola. Además quería que fuera al psicólogo. Ya la perdoné».

PILLO. «Esperaba a que los cuates llevaran a la escuela los cassetes para presumirlos. Ya que salían al recreo me los robaba».

BERRINCHES. «Cada que vez que iban mis amigos a la casa a jugar y me ganaban les apagaba la tele. Si te calentaba que te vencieran en tu propia casa».

LLANTO. «De la rabia por perder me ponía a llorar. Jajaja, hasta le decía a Dios que si me ayudaba a ganar iría a misa. Nunca fui».