El «niño prodigio» del fútbol mexicano reconoce que no disfrutó su niñez

Foto: Mexsport

Martín Galván, quien fue considerado alguna vez como el niño prodigio del futbol mexicano, confesó que por su debut apresurado como profesional no pudo disfrutar su niñez.

«Viví cosas fuertes que no supe sobrellevar, al final era un chiquillo que perdió su esencia, su niñez; fue un crecimiento fuera de lo normal. Al final fue un duro aprendizaje que sirve en la vida».

Galván, de 27 años, debutó con el Cruz Azul en el 2009 cuando apenas tenía 15 años y 8 meses.

En declaraciones a la agencia Efe, el actual centrocampista de Juárez señaló que vivir tantas cosas a tan corta edad lo hizo cambiar de mentalidad. «Tuvo ventajas y desventajas debutar tan joven. Hoy a los 27 años sé cosas que otras personas del fútbol con mis años no saben, esa es una parte positiva», agregó.

«Pensaba que tenía que ser titular, jugar a fuerzas. Eso estuvo mal, pasaba por etapas de inmadurez pero en ese tiempo era complicado de entenderlo. Hoy esa presión que viví desde pequeño me ha hecho ser quien soy. Recuerdo que al cumplir 18 años estaba desesperado por jugar, cosa irreal porque apenas empezaba».

Foto: Twitter
Lee también   Bailecito