El pasar de cada jugador en la liga española, para unos puede ser buena y para otros no, todo dependerá qué tan fructífero haya sido. Sobre este tema habló Gerardo Torrado.

El mexicano, quien jugó en LaLiga entre 2000 y 2005, aseguró que ir a España fue una experiencia enriquecedora porque «picó piedra» en Segunda división y creció hasta llegar al Sevilla y al Racing Santander.

Torrado comenzó en el año 2000 en el Tenerife, luego pasó por el Polideportivo Ejido, el Sevilla y el Racing de Santander en un momento decisivo de su carrera en el que se estableció como uno de los mejores centrocampistas de México.

«Fue enriquecedor lo que viví en el fútbol español. Llegué picando piedra al Tenerife, no me fueron a buscar, llegué a pedir una prueba para poder jugar en el fútbol europeo. Valoré cada cosa y aproveché cada momento», señaló Torrado.

El exjugador también habló sobre los momentos más difíciles que tuvo en LaLiga.

«Lo más duro fue después de haber ascendido con el Tenerife. A pesar de haber sido titular en 38 de 42 partidos, no encontré cabida en otro club, lo cual significó uno de los retos más importantes que viví en mi carrera», señaló.

«Fue difícil darle la vuelta a todo y buscar un equipo que confiara en mi; seguir trabajando a pesar de que me podía quedar sin jugar. Eso me hizo resiliente. También fue duro estar en el Sevilla y me quitarán la ficha por el cupo de extranjero. Decidí no abandonar y seguir los entrenamientos, a pesar de no jugar«, agregó Torrado.

Lee también   César Montes tiene dos buenos pretendientes desde Europa