Altamira le pegaba a Dorados 3-1 con más de la mitad del segundo tiempo por delante, pero una brava reacción de los locales permitió recortar la diferencia, empatar a falta de siete minutos y lograr la victoria en tiempo de compensación.

En media hora de juego ya habían dos goles en el marcador: uno de los locales, del Cuauh vía penal al 19′ y al 21′, de Héctor Giménez, para los tamaulipecos. Algunas llegadas de peligro antes del descanso indicaban un partido movido pero no tan emocionante.

Hasta que empezó el segundo tiempo… En tres minutos, los Estudiantes se pusieron arriba con gol de César Morales. Otros diez minutos y la ventaja ya de dos con el 1-3 de Héctor Giménez. La reacción local no esperó más tiempo y al siguiente minuto recortó a 2-3 con gol de Héctor Veláquez.

Veinte minutos transcurrieron y el empate se veía lejano, pero al 83′, Alejandro Acosta lo logró con un remate de cabeza. La locura se desató al final del encuentro con un penal marcado a los blancos, cobrado perfectamente por Cuauhtémoc Blanco después de muchos reclamos y el delirio del estadio Banorte por la victoria.

Con este resultado, Dorados llegó a 14 unidades, ubicándose en el sexto peldaño general; mientras que Altamira, se quedó con 10 puntos en el sótano general.

Lee también   El rey de la selva reclama su reino