Dicen que en gustos se rompen géneros. Podrá caer bien o mal, gustará o no su estilo, pero Inés Sainz se adentró en el mundo deportivo con una característica presencia, misma que tiene en su imagen una herramienta fundamental para su desempeño. Reitero, ya es cuestión de cada quien si les gusta o no su trabajo. Sin embargo, en días recientes, Sainz irrumpió en otro escenario, uno que es poco frecuentado por periodistas o comunicadores deportivos, la política.

Pocas veces, por no decir nunca, escuchamos voces o leemos plumas del ámbito deportivo pronunciándose sobre temas que no sean los de su incumbencia. Apenas el lunes pasado, Inés Sainz no tuvo reparo en hacer pública su preferencia electoral rumbo al 2012, año en que los mexicanos tendremos nuevo presidente. Para la conductora no hay duda de que la mejor opción es la continuidad del panismo, aunque ahora en la figura de Josefina Vázquez Mota.

«@JosefinaVM vas a continuar con la labor de este gran gobierno y México cosechara los frutos muy pronto! eres la indicada para conseguirlo!», escribió Sainz en su cuenta de Twitter.

¿Qué gana Inés? ¿Qué ganamos los otros? En su caso, ella sabrá. Pero el resto de los que participamos en el ámbito deportivo aprovecharemos esa rendija que, consciente o inconscientemente, fue abierta y nos da la pauta para expresar libremente nuestras ideas en materia política, un rubro que nos atañe dado que también somos ciudadanos y formamos parte de una nación donde los reclamos, propuestas y sugerencias se verterán dependiendo del cristal a través del cual miramos.

Ustedes dicen. En su opinión, ¿debe o no un periodista o comunicador deportivo expresar abiertamente su postura política?

Lee también   Decio irá ante el juez por caso Sainz

En lo personal no le veo nada de malo. Aunque sí difiero de Inés, pues mi visión de alternancia contempla a los zurdos.