Después de la operación que se le realizó en Brasil antes del partido ante Corinthians por una apendicitis, el delantero de La Máquina deberá reposar al menos un mes, por lo que no vería acción de nuevo hasta la Liguilla.

El día de hoy, Javier Orozco regresó a la Ciudad de México junto con el resto del plantel cruzazulino después de ser intervenido quirúrgicamente en Sao Paulo por un serio malestar estomacal que finalmente fue una apendicitis.

«Llegamos el lunes a Brasil y entrené muy bien, el martes después de la comida me sentí un poquito mal, pensé que había sido la comida, ya después entrenamos otra vez y no aguantaba el dolor. Ya en la cena ya dije que no aguantaba el dolor, me dolía muchísimo la parte derecha del estómago y fuimos al hospital, qué bueno que el doctor (Alfonso) Jiménez actuó rápido, me quedé internado y me operaron. Ahora debo de parar entre cuatro y seis semanas», explicó.

El mayor problema, tanto para Chuletita como para Cruz Azul, es que están atravesando una racha de malos resultados y pocos goles, misión donde el número 27 apoyaba mucho a la causa cementera, por lo que «te baja un poco, tengo que seguir adelante, no desesperarme, ahorita a apoyar a mis compañeros porque estamos pasando algo difícil, tenemos que sacar la cara», indicó.

Lee también   Tres fanáticos de Monterrey fallecieron en un accidente camino al estadio