En años recientes los desvanecimientos dentro del rectángulo verde han sido, desafortunadamente, más frecuentes, desde Copa Confederaciones, liga de Portugal, entrenamientos en nuestro país y demás ejemplos, un tema que la medicina deportiva esta trabajando a sobre marcha para poder evitar desenlaces fatales; afortunadamente para un chico de 18 años, oriundo de Aguascalientes e hijo del ex futbolista Tomás Reyes (Celaya y Cruz Azul), su historia aparentemente tendrá un final feliz, el pasado Sábado en partido correspondiente a la tercera división y jugando para el Real Aguascalientes, cuyo propietario es Armando  «Mandyn» González, el jugador se desvaneció producto de un derrame cerebral y permaneció en el nosocomio los días subsecuentes hasta que el día de ayer mostró una enorme mejoría e incluso intercambio algunas palabras con su madre.

Se dice que el día del incidente, los paramédicos se negaban a darle el transporte ambulatorio, debido a que según alegan el propietario del club no había cubierto la cuota para que la ambulancia realizara sus servicios y que fue hasta que llegaron a un acuerdo de las dos partes, que se le dio traslado al joven para ser atendido en el Hospital Hidalgo, famoso a últimas fechas por ser en dónde se atendió al agredido por los ex jugadores del Necaxa.

Edson Reyes
Edson Reyes
Lee también   Héctor Herrera, el seguro de vida que necesita el Atlético