Coca Gon

Los días de anonimato dejaron de existir para Ángel González. La ‘Coca’, como se le conoce en el mundo futbolístico, vive asediado por las cámaras y los micrófonos de la prensa, siempre a la espera de un movimiento en falso de parte del visor mexicano. Ahora es objeto de una incesante marea de noticias, principalmente negativas, de las cuales Daniel Ramírez, joven delantero de Pumas, fue precursor.

El pasado 21 de abril el ariete universitario acusó de corrupción a la ‘Coca’; a partir de ese momento, la carrera profesional de González ha venido a pique. «Antes de ir a Pumas me tocó ir a probarme a Pachuca y a Chivas, me pidieron 10 mil pesos para quedarme; en Chivas no me aceptaron», declaró hace tres meses el atacante felino. Las interrogantes no cesaron. Cuando la prensa preguntó por un culpable el futbolista solo balbuceó: «Coca», haciendo referencia al descubridor de talentos.

Días después de la declaración que pondría en duda la honorabilidad del descubridor de Cuauhtémoc Blanco, Daniel Ramírez se sentó frente a los micrófonos para retractarse respecto a las declaraciones previas. Argumentó que la cantidad solicitada no le aseguraba un lugar sino para la manutención de las canchas, los gastos de traslado, hospedaje y comida. El escándalo alcanzó dimensiones insospechadas y fue demasiado tarde para el arrepentimiento. «Yo nunca dije que me habían pedido solamente a mí, nos solicitaron esa cantidad a los diez u once chavos que se quedaron”, explicó el futbolista.

«Es un mentiroso, a Pachuca nunca vino a una prueba. Yo jamás recibí un peso de los jugadores que se quedaban en mis visorías», respondió la ‘Coca’ horas después de la acusación de Daniel Ramírez. En un intento por deslindarse del problema, Grupo Pachuca, institución para la que Ángel González servía, le destituyó del cargo que  en ese momento ostentaba.  «Me pidieron que me hiciera a un lado hasta que investigaran esta situación y me da mucha tristeza, porque ni mi club me está respaldando. Les he dado más de 90 millones de dólares, entre ahorros y ventas de jugadores. Es una injusticia», declaró.

Un séquito de futbolistas liderados por Cuauhtémoc Blanco se pronunciaron a favor del buscador de talentos. Sergio Amaury Ponce, Edy Brambila, Carlos Gerardo Rodríguez, entre otros le brindaron total apoyo aún cuando los clubes de primera división a los que pertenecen le cerraran las puertas. «En los inicios de mi carrera me ayudó mucho, no sólo en el plano deportivo, sino también en lo económico y en lo moral», declaró Amaury Ponce cuando se le interrogó acerca de los presuntos malos manejos de parte de González.  

«Voy a ir por él a muerte, a muerte hasta donde lleguen las consecuencias, porque es una injusticia lo que le están haciendo, estoy bastante molesto», arguió Cuauhtémoc Blanco al enterarse del supuesto veto que la Federación Mexicana de Futbol habría impuesto a la ‘Coca’. Más rumores se disiparon y la FMF habría actuado en contra de Ángel González luego de que el visor acudiera a la Comisión de Apelación y Arbitraje de la Conade para presentar una demanda en contra del máximo organismo futbolístico en México. 

Las malas noticias asfixiaron a González: fue destituido de su cargo como Coordinador de Visorías para Grupo Pachuca; tuvo un paso fugaz en Guadalajara donde no tuvo tiempo siquiera para firmar un contrato y al final, presuntamente, le fue prohibida cualquier actividad relacionada con la Federación Mexicana de Futbol. «Es triste lo que la FMF hace, vetar a una persona que toda su vida la ha entregado a los jóvenes y a darle futbolistas al futbol mexicano», declaró para ESPN. Luego, rompió en llanto.

Enrique Bonilla, Director General de la Liga Mx, no tardó en salir ante los medios para refutar el argumento de la ‘Coca’. «En ningún momento podemos nosotros decirle a un club a quién sí y a quién no puede contratar, no es nuestra función ni interés, son decisiones internas de los clubes», señaló el directivo. Más allá de lo que los representantes de la FMF expresaran ante los medios de comunicación, Ángel González se sabía una víctima más del siempre turbio «Código de ética» del balompié nacional. Aún sin la existencia comprobable de un documento que avalara la desafiliación del visor, los 18 clubes de primera división se unieron en un pacto silencioso que, como siempre,  habrían de respetar.

Cuando sus días en el mundo del futbol estaban contados, la ‘Coca’ recurrió a una última alternativa. El buscador de talentos acudió a las oficinas de la Federación Mexicana de Futbol para hacer frente a Decio de María; bajó la guardia y ofreció disculpas, se olvidó de los improperios e imploró por ser perdonado. Se arrepintió de haber emprendido acciones legales y aceptó declinar el proceso jurídico que días antes había iniciado.«Hablé largo y tendido con Decio y le dije que yo retiraré la demanda, que más que demanda era una queja», declaró a su salida de las instalaciones de la FEMEXFUT.

«Al licenciado le dejé un documento en el que me retracto de cualquier malentendido o malinterpretación acerca de todo lo sucedido. Me quedo tranquilo por todo», añadió Ángel la ‘Coca’ González, hombre que izó la bandera blanca para dimitir a una batalla que él mismo emprendió en busca de «limpiar» su nombre. En palabras del visor, el caso está cerrado; nunca se sabrá si en verdad pidió dinero a Daniel Ramírez o si existen casos similares al del goleador universitario.  De respuestas se sabe poco y parece que a futuro se reducirá a la nada, el escándalo de la ‘Coca’ se hundirá en la cloaca de irregularidades del futbol mexicano, en una fosa común en la que descansan casos de dopaje y la inclusión de cachirules.  

Lee también   Carlos Bustos nuevo estratega Chiva