El mítico estadio del Cruz Azul ya tiene fecha de demolición, será el próximo 2 de julio, incluso, se adelantarían las novilladas de la Plaza México para que el cascajo sea evacuado por el túnel que conecta con el Coloso de Insurgentes.

El estadio fue inaugurado con un juego de fútbol americano entre Pumas y los Aguiluchos del Heroico Colegio Militar en 1946. Fue construido originalmente para albergar juegos del deporte americano bautizado como Estadio Olímpico de los Deportes. Luego, en 1983 se convirtió en la nueva casa de los Potros de Hierro de Atlante y el estadio se llamó “Azulgrana” hasta que convirtiera en la que actualmente es la casa de Cruz Azul desde 1996 y fue rebautizado como Estadio Azul.

Los Cementeros no podrán cumplir los 22 años en el recinto deportivo, pero sí podrán llegar a la final del Clausura 2018 ya que los partidos serán el 17 y 20 de mayo, según el calendario de la Liga MX.

Los juegos restantes en el Estadio Azul serán ante el Puebla en la octava fecha, en la décima contra Querétaro, la once frente a Pachuca, luego le toca contra Pumas, la 14 contra Lobos BUAP y se jugará el último partido de su historia en la fecha dieciséis contra Morelia.

 

Lee también   Chuletazo y triunfo azul