Podrían cambiar de plaza
Podrían cambiar de plaza

Lo que en apariencia puede ser gratificante para un equipo y su afición termina convirtiéndose en desencanto. La realidad financiera de algunos clubes opaca la ilusión de lo que se ha logrado en una cancha. Ascender a primera división con base en el desempeño futbolístico, y no en un movimiento de firmas sobre un escritorio, puede ser un éxito efímero e incluso inexistente a causa de los bolsillos vacíos.

Previo a disputar la gran final para obtener el boleto al máximo circuito, La Piedad afronta con preocupación su porvenir, ascienda o no. No hay dinero para mantener al equipo, y así lo manifiesta Fidel Kuri, presidente de los Reboceros. “Simplemente nosotros estamos solos, nuestra familia es la que solventa al equipo y no tenemos respaldo económico”, dijo en palabras recogidas por OEM.

Frente a la posibilidad de que derroten a Neza y asciendan, la institución se enfrentaría a un problema que no ha podido solucionarse debido a las precarias finanzas de la institución. La Liga MX estipula que todo estadio debe contar como mínimo con una capacidad para 20 mil espectadores, requisito que no cumple el Juan N. López. “Nuestro estadio tiene capacidad para 17 mil, sería el único impedimento”, indicó Kuri. Sin apoyo económico y con poco margen de tiempo para ampliar el aforo del inmueble, La Piedad se vería en obligación de pensar en otras alternativas. Tales opciones se reducen a una sola: cambiar de plaza.

Aún cuando en el peor de los casos no ascienda, el conjunto rebocero analizaría moverse de sede, y por ende la desaparición de La Piedad. Así, una escuadra que obtuvo su medio boleto en el terreno de juego, la posibilidad de retornar a la división que alguna vez pisó, podría quedar en el recuerdo de una afición que apunta a quedarse huérfana de equipo.

Lee también   La final de la Primera A ya tiene horarios