Las deudas podrían dejar a Veracruz sin Apertura

Una vez más Tiburones Rojos de Veracruz vuelve a estar en el ojo del huracán con las deudas, al verse comprometida su participación en el Apertura 2019 por los impagos que mantiene.

Los impagos podrían dejar a Veracruz sin Apertura / Foto: Vía Twitter

A pesar de haber descendido deportivamente, pagó la multa que le permitió seguir en Primera División. Su primera complicación se vio con una disputa legal -de años- con Montevideo Wanderers por una deuda que canceló «in extremis», antes de que el club uruguayo colocará una demanda ante FIFA para solicitar su descenso.

Parecía que el mayor obstáculo ya estaba superado, inclusive, Fidel Kuri -presidente del club- había afirmado que nacería unos nuevos Tiburones  Rojos, pero la verdad no ha sido así.

Siguen las deudas

Guillermo Vásquez, ex entrenador de la institución y actual estratega de Necaxa, informó en una entrevista con ESPN que el club jarocho aún mantiene deudas con él y su cuerpo técnico.

Ante esta situación, explicó que Enrique Bonilla -presidente de la Liga MX- le informó que la escuadra de Veracruz tiene plazo hasta el viernes para pagar las deudas, de lo contrario no podrá disputar el certamen.

«Parece ser que este viernes se tienen que hacer los pagos y quedar todo saldado, eso fue la última información que tengo de parte del señor Bonilla, que así me lo hizo saber a mí, que si no hace los pagos no participa el equipo de Tiburones y no nada más a mí si no a toda la gente que le debe, entonces confiamos que así será«, explicó.

Además del cuerpo técnico, Vásquez consideró que también hay varios futbolistas que se encuentran en la misma posición.

Lee también   Salcido jugará con los Tigres

«El cuerpo técnico que estaba conmigo en Veracruz, somos cuatro personas y varios jugadores que no sé qué tantos más están en esa misma situación, pero me imagino que varios«, puntualizó.

Solo queda esperar a ver si desde el club jarocho solventan la situación o si por el contrario, la Liga MX sumará una página vergonzosa a su historial al aceptar la permanencia de un club que no tiene las condiciones para estar en la máxima categoría del balompié azteca.