León terminó el trámite y tras la victoria 0-1 en la ida, empató 0-0 en casa para así calificar a la final de la Liga de Ascenso.

Tras el encuentro de ida, Correcaminos se veía ante una situación bastante complicada ya que la desventaja de un gol, aunada a la posición en la tabla, los obligaba a vencer por dos goles a la invicta Fiera en el mismísimo Nou Camp.

León, por su parte, trató de atacar aunque nunca descuidó la parte defensiva por lo que, aunque careció de contundencia y por lapsos soltó el balón, nunca estuvo en serio peligro de quedar eliminado.

Hoy, diez años y un día después de su último juego en Primera División, los Panzas Verdes se encuentran a cuatro juegos del ansiado ascenso y aunque hoy no fue una de sus mejores exhibiciones, siguen siendo serios candidatos a ocupar el soñado cupo en el Máximo Circuito.

Correcaminos tendrá una semana de descanso y preparación de cara a la final de ascenso, misma que disputarán ante el ganador de la serie entre León y Lobos BUAP.

Lee también   Lojero mantiene a Necaxa en lo alto