Con su victoria frente al equipo de Puebla, el cuadro de León se confirmó como equipo de Liguilla y sobre todo, se convirtió en el primer equipo en conseguir una racha de 11 victorias consecutivas

Nunca nadie en el fútbol mexicano había logrado esa cifra; ni America, Chivas o Cruz Azul en sus buenos tiempos lograron tal cantidad de victorias consecutivas, una situación que se debe en gran parte al trabajo de Nacho Ambriz como entrenador del equipo.

Tal parece que el entrenador ha encontrado el equipo y los jugadores perfectos para implementar su idea de juego; tras ser tachado de conservador y tacaño en sus otros trabajos, ahora el Leon tiene un estilo ofensivo, en donde la posesion de la pelota es prioridad.

Si la labor de Ambriz es de destacar, no es menos destacable la aportación de los jugadores; Mena, Macías, Cota y  Navarro son los jugadores más sobresalientes, aunque a lo largo del torneo han demostrado que desde la banca cuentan con recursos para fortalecer lo que sucede en el terreno de juego.

Sin embargo, Leon ha hecho lo más fácil dentro del torneo mexicano, que es calificar a la Liguilla; habrá que ver si el equipo llega lo suficientemente preparado a la fiesta grande, si Nacho Ambriz aprendió de sus errores y si el equipo puede igualar al que consiguió el bicampeonato.

Lee también   ¡Al vagón de la fiesta!