El próximo viernes Leones Negros y Correcaminos se verán las caras en el estadio Jalisco. Los tamaulipecos están urgidos de sacar los tres puntos porque ya no quieren estar en el último sitio de la tabla general. A propósito de este encuentro viene a colación una anécdota que marcó este partido cuando ambas escuadras militaban en la primera división.

Era el año de 1987, época en que la Universidad de Guadalajara pulía un plantel que dos años después disputaría la final del futbol mexicano ante Puebla, misma que perdería ante la Franja. En esa camada de jugadores figuraba Luis Plascencia, ídolo y leyenda de los Leones Negros. En ese año del ’87, Plascencia consiguió un récord especial: anotó dos goles a los 56 segundos de partido. Su víctima fue Correcaminos, equipo que en ese año se estrenaba en primera división.

Recordar es vivir, ¿o no?

Lee también   Celaya 3 Correcaminos 0 Ascenso MX