Las selecciones de México y la República Checa jugarán este domingo la final del segundo Mundial de minifútbol, una modalidad a seis jugadores, para aficionados, y que se disputa en la localidad de Nabeul, en la costa de Túnez.

México cumplió con las expectativas y se clasificó a la final tras un encuentro muy disputado frente al combinado de Senegal.  Con marcador de 3-1 favorable a los mexicanos.

Este día domingo tendrán la revancha de la derrota sufrida en la final del Mundial disputado en 2015 frente a los Estados Unidos, y así reafirmarse como potencia de este deporte, con mucha afición en el norte de América.

En la otra semifinal, la República Checa sorprendió a España y la derrotó por 3-1, que a priori, partía como favorita tras un torneo muy positivo en el que no había perdido hasta enfrentarse a los checos.

Lee también   SUB 17 | La violencia dijo presente