El delantero ecuatoriano Michael Arroyo abandonó al Atlante y confirmó este jueves que jugará en el Barcelona de Guayaquil para la segunda etapa del campeonato nacional.

«Arroyo abandonó al equipo, simplemente no llegó al partido que teníamos con el Monterrey. Ahí me enteré que estaba en conversaciones con un equipo de Ecuador (Barcelona de Guayaquil), con contrato firmado nuestro, y esto es un abandono», apuntó Miguel Ángel Couchonal, vicepresidente de los Potros.

En torno a este tema, que por cierto causó gran molestia en Ricardo La Volpe y directivos del Atlante, Arroyo dijo que no había incurrido en ningún acto de indisciplina.

“Se hicieron comentarios y las cosas no fueron así (…), yo siempre he estado tranquilo”, confesó el jugador, argumentando que el habló con el presidente de la institución y el técnico, solucionándose todo.

Michael Arroyo de plano ya está metido en lo que será su aventura por el Barcelona de Ecuador olvidando totalmente el asunto del Atlante… “Hay que mantener la calma para trabajar para la final, la Copa Sudamericana y la Copa Libertadores, son tres campeonatos muy lindos”, manifestó el volante sudamericano en una entrevista con radio Caravana.

¿Cómo ven, a quién le creemos?

Lee también   ¡Qué corazón!