Miguel Herrera dejó su continuidad en el aire

Herrera definirá con la directiva su continuidad
Herrera definirá con la directiva su continuidad

Miguel Herrera, entrenador del América, siempre ha sido uno de los personajes más polémicos del fútbol mexicano, sus declaraciones siempre dejan algo de qué hablar.

Muchas veces contra el arbitraje, otras tantas por adjudicarle a sus equipos un favoritismo que nunca tuvieron o estuvieron lejos de tener.

Tal como paso en la serie contra León, en la afirmó que el cuadro azulcrema se sentía favorito para acceder a la final.

Dice una frase que «la lengua es el castigo del cuerpo, para el «Piojo» fue la condena de su equipo.

¿Seguirá?

Herrera pasó del «nos sentimos favoritos» a dejar en el aire su continuidad en la institución americanista al ser preguntado por la continuidad de Jeremy Ménez -futbolista que quedó relegado de la plantilla-.

«Tiene seis meses de contrato, primero tenemos que ver qué pasa conmigo, que me siente con Santiago si yo sigo, estoy feliz, si me dan la continuidad ahí me sentaré a planear lo que sigue para el equipo», explicó.

Los más señalados por parte de Herrera, fueron los delanteros, incluyendo a Nico Castillo, uno de los futbolistas más irregulares de la institución pero que parece seguirá en las «Águilas»

«Hay que empezar la pretemporada e iremos viendo qué es lo que sigue. Tenemos que hablar fuerte con Nico, OribeRoger Henry, pero no buscaría nada ahí, tengo confianza en ellos, se tienen que hacer presente», continuó.

El favoritismo, se convirtió en fracaso, si se toma de manera literal las declaraciones de Herrera para cerrar la rueda de prensa.

Lee también   Honduras dio la lista contra el TRI; Costly adentro

«Reitero, la exigencia es ser campeón. Si no eres campeón, es un fracaso. Ganamos la Copa, nos fuimos en Semifinales luchando con todo y no nos alcanzó», cerró.

Al igual que en 2013, «La Fiera», volvió a romper las ilusiones de bicampeonato del América y aún no se podrá unir ni a León ni a Pumas, como los únicos clubes en haberlo obtenido.

Tampoco podrá igualar lo hecho por Chivas-su acérrimo rival- en 2017, año en que el «rebaño sagrado » conquistó la Copa y el Clausura.