El encanto que genera Miguel Herrera con sus resultados en América desaparece inmediatamente cada vez que abre la boca. Hoy, en una entrevista para El Universal, el Piojo sacó los trapos sucios que tenía guardados contra Miguel Mejía Barón debido a los incidentes pasados rumbo a la Copa del Mundo de Estados Unidos 1994.

Herrera parecía ser una pieza segura en el esquema de Mejía Barón que afrotaría dicho Mundial pero, a última hora, su convocatoria se cayó sin explicación alguna para el jugador en aquel entonces. Una expulsión ante Honduras por las eliminatorias y una pelea contra un aficionado en León cuando jugaba para el Atlante, serían las razones para que el técnico nacional no lo convocase después de haberle dicho personalmente que sí iba a ir a Estados Unidos.

“Lo que después no concibo es que un tipo te diga que estás en un grupo, que vas a ir al Mundial y luego no tenga los pantalones para decirte: ‘¿Sabes qué?, no pude llevarte, hubo muchas presiones’, porque a fin de cuentas era su decisión. No tenía porqué llamarme por teléfono y decirme que estaba y después la hipocresía de no hacerlo. Si él no me llama es su decisión. Hoy como técnico, lo entiendo. Eso me hizo aprender a que seas honesto y derecho. Cualquier jugador te puede decir: ‘eres un hijo de tal por cual’”, declaró tajantemente Herrera.

El estratega americanista siguió arremetiendo contra Mejía Barón alegando que el tiempo que estuvo bajo su dirección técnica, no le dejó nada bueno para su carrera.

”Haber estado con él no me dejó nada bueno en el futbol. Puros recuerdos nada gratos. Contra Honduras me expulsan y ahí me dejó claro que fue un grupo extraordinario, porque cuando él me echa de la Selección, el grupo se une”, sostuvo el Piojo.

Finalmente, Herrera le echó la culpa a las «desviaciones sexuales» de Mejía Barón por los constantes ataques que el entrenador mexicano realiza contra el Piojo en las columnas que publica.

Lee también   El Club América quiere fichar a campeón sudamericano

”Me queda claro que de seguro le gusto, por sus desviaciones sexuales, porque no para de darme, nada más habla de mí en sus columnas”, puntualizó Miguel.