El entrenador del América, Miguel Herrera, dejó entrever que los triunfos en la Liga de Concacaf del Toronto y el New York Red Bulls sobre Tigres y Tijuana no significan una superioridad de los cuadros de la MLS sobre los mexicanos.

Los “felinos”, monarcas del fútbol mexicano, empataron 4-4 la serie con Toronto pero resultaron eliminados porque los canadienses que juegan en la MLS hicieron dos goles en cancha ajena por uno su contrario, mientras el Tijuana cayó 1-5 ante el New York.

“Tigres ganó pero pasó el rival (Toronto) por el gol de visitante. Si vemos el partido, terminaron apedreándole el rancho y Red Bulls le ganó a Xolos con un marcador contundente por las fallas que tuvo Xolos”, señaló.

A su regreso de Panamá, donde el América eliminó ayer al Tauro al vencerlo 1-3 luego de un triunfo 4-0 en el duelo de ida, Herrera comentó que muchos esperan un revés de los equipos mexicanos para levantar la voz, pero en la cancha no hubo una superioridad de los cuadros del fútbol estadounidense.

América enfrentará en abril al Toronto en la fase de los cuatro mejores del certamen de Concacaf en el que el Guadalajara lo hará ante el Red Bulls, sin embargo Herrera se negó a filosofar sobre la posibilidad de una final contra el Guadalajara, principal rival del América, con el argumento de que antes le quedan otros compromisos.

“Todavía no hemos pasado de fase y no podemos hablar de la final, nosotros tenemos las pilas enfocadas en Toluca”, comentó el estratega que el próximo domingo cumplirá 50 años.

Lee también   Héctor Moreno: "Rafael Márquez es la máxima figura del fútbol mexicano"

América recibirá al Toluca el próximo sábado en la duodécima jornada del Clausura mexicano confiado en aprovechar la condición de local para sumar de a tres y recuperar el primer lugar del campeonato, lo cual sucederá si triunfa y el líder Santos pierde ante el Puebla.

Después de ese encuentro, el conjunto tendrá par de semanas para preparar sus próximos compromisos, ante Cruz Azul el 31 de marzo en la liga y de visita en casa del Toronto el 3 de abril en la Concacaf.