El Pachuca mexicano y el Urawa Red Diamonds japonés tratarán de superar al Wydad Athletic marroquí y al Al Jazira emiratí y volver así a disputar unas semifinales del Mundial de Clubes de la FIFA.

El conjunto azteca intentará al menos igualar su mejor prestación en este torneo. En 2008 venció en esta ronda de cuartos al Al-Ahly egipcio por 4-2 en la prórroga y accedió a semifinales, en las que cayó ante el Liga de Quito ecuatoriano, que lo superó por 2-0. Luego, en la lucha por el quinto puesto perdió frente al Gamba Osaka (1-0).

En sus otras dos comparecencias, los “Tuzos” no pudieron pasar de esta eliminatoria. En 2007 sucumbieron en Tokio ante el Etoile du Sahel tunecino (1-0) y en 2010 contra el Mazembe congoleño (1-0) en Abu Dabi, donde se encontrará con el Wydad, campeón africano en el primer encuentro de los cuartos de final.

Es como una especie de revancha particular, una espina que quiere sacarse el Pachuca en esta competición universal, a la que acude con ilusiones renovadas bajo la dirección técnica del uruguayo Diego Alonso, que por fin podrá estar en un Mundial de Clubes tras cuatro opciones fallidas.

Por eso, para el técnico, como reconoció a la FIFA, era una especie de “cuenta pendiente” que tenía en su carrera y quiere aprovecharla tratando de que su equipo mantenga su estilo y aproveche sus virtudes.

La idea de los “Tuzos” es ser protagonistas, dominar el tempo del encuentro, ser firmes atrás y rápidos en la faceta ofensiva para tratar de desbordar a un equipo que en defensa también es muy sólido.

El japonés Keisuke Honda, una de las figuras del cuadro mexicano, opinó que llegan al Mundial “en buen momento”, pero que el encuentro ante los campeones africanos “no será un partido sencillo”. “El contragolpe es una de sus herramientas y tendremos que tener cuidado”, aseveró.

“Físicamente nos encontramos bien, muy unidos y enfocados en jugar de la mejor manera posible desde el primer momento; en lo que a nosotros concierne debemos buscar jugar nuestro mejor fútbol”, apuntó Emmanuel García, quien también advirtió de que el Wydad “es un equipo complicado, de mucha calidad; que sabe mantener el orden y contragolpea de manera efectiva”, con lo que tendrán que “estar muy atentos durante los 90 minutos”.

Lee también   ‘Gato’ Silva jugará en Chiapas.

Quien puede hacer historia es el veterano meta Óscar Pérez. De jugar, con sus 44 años, batiría el récord que ostenta el fallecido colombiano Miguel Calero, que dejó la marca también con la camiseta del Pachuca en 39.

Su rival, el Wydad, debutante, acude a la cita pletórico tras ganar el título continental africano 25 años después. Al amparo del éxito, quiere llegar a emular a uno de sus grandes oponentes locales, el Raja Casablanca, que alcanzó la final del Mundial de Clubes en 2013 (perdió ante el Bayern Múnich).

Lhoussaine Ammouta consiguió, con una defensa muy sólida, eficacia en el área contraria y mucho carácter, la corona africana ante el Al Ahly y el acceso a este torneo universal

“Es un honor para mí y para todo el club, como marroquíes, poder participar en un Mundial de Clubes que reúne a equipos de todos los continentes, entre ellos el Real Madrid. Vamos a poder medirnos a los mejores equipos del mundo. Es también una responsabilidad, porque debemos honrar al fútbol marroquí y al fútbol africano”, aseguró Ammouta.

El técnico del Wydad destacó que Pachuca tiene más experiencia en esta competición y dispone de “muy buenos jugadores en la medular y en la delantera”, pero de inmediato aseguró que su equipo tiene “potencial para ganar”.

Así despidió la afición del Pachuca al equipo antes del Mundial de Clubes

Ammouta, ambicioso, llegó a comentar que aspiran a la final, aunque para ello sabe que “no habrá que cometer muchos errores, porque los detalles marcan la diferencia en el fútbol”.

El ganador de este encuentro se enfrentará en la primera semifinal al Gremio brasileño, vencedor de la Copa Libertadores ante Lanús.