Pumas debe pagar una deuda de 2 millones de dolares que exige el exrepresentante de Darío Verón. El agente incluso amenaza con embargar al club universitario.

Tras darse una resolución a favor de José María González, exrepresentante de Darío Verón, los abogados del demandante amenazan con embargar a Pumas, así lo afirma la revista Proceso.
La deuda data de 2011 en forma de penalización por incumplir un pago de 3,2 millones de pesos.

La penalización consistía en dos pagos de 3 millones 231 mil pesos, el primero en julio de 2017, y el segundo en febrero de 2018. La primera parte se pagó sin contratiempos, no obstante, el segundo pagó llegó con más de un mes de atraso. Lo que decantó en un incidente de ejecución de convenio.

Luego de una extensa batalla legal, se dictó una penalización de dos millones de pesos, misma que no se ha pagado ante la intención de Pumas por evitar cancelar. De acuerdo con los abogados de González, esto se trata de una estrategia para alargar lo más posible el proceso, pero que no tienen manera de librarse del adeudo.

Los abogados explicaron que están listos para ejecutar un embargo contra la institición felina. Embargo que podría afectar las cuentas bancarias del club, las ganancias en las taquillas del próximo torneo, e incluso la marca y el escudo de los universitarios, algo que ya sería un duro golpe a la afición de Pumas.

Lee también   "Engañar es parte del futbol"