El delantero colombiano Luis Quiñones, de los Tigres UANL, reconoció este viernes que si bien es duro no jugar fútbol por la pandemia de coronavirus, está más preocupado por la salud de la humanidad ante esta crisis.

«Da tristeza no poder entrenarnos ni jugar, es la vida de nosotros, pero más que por el fútbol estoy preocupado por la salud del mundo y por las personas que perdieron familiares», señaló el atacante.

En su casa en Monterrey, Quiñones atendió de manera virtual a los medios y aunque insistió en que lo más duro ha sido la secuela que ha dejado el coronavirus, aceptó la frustración porque el fútbol fue detenido.

«Para todos fue un balde de agua fría, estuvimos varias fechas fuera de la zona de liguilla, pero en la última jornada jugada nos pusimos en el sexto lugar», aseveró.

Según Quiñones, si bien es triste lo sucedido, la crisis puede provocar un cambio en la manera de actuar de la humanidad, que quizás sea menos egoísta.

«Que esto sirva para que la gente sea mas unida, haya menos envidia y pensamientos malos«, concluyó.

Lee también   Cruz Azul hace oficial fichaje de Fábio Santos