En su corta carrera nunca le había marcado al Guadalajara. Anoche le hizo dos, en su propia casa, convirtiéndose en el héroe del Clásico y dejando huella en la historia americanista a tan corta edad. Raúl Jiménez es, sin duda alguna, el hombre del momento en América. Sus grandes actuaciones ya lo han hecho ser considerado por José Manuel de la Torre para la Selección mayor y su futuro augura grandes cosas, posiblemente fuera de México.

Con respecto al Clásico, Jiménez se limitó a decir que el equipo respondió donde tenía que hacerlo, en el terreno de juego.

“Hablamos donde teníamos que hablar: en la cancha. Dimos un buen partido y no hace falta hablar afuera, sino hay que demostrarlo en la cancha; de nada sirve si pierdes y estuviste hablando durante la semana, estamos concentrados y en lo que queremos”, señaló el 9 americanista.

Sobre la etiqueta de héroe que se ganó por su actuación, Jiménez afirma que es una sensación incomparable, algo que nunca olvidará y que lo anheló por mucho tiempo.

“Es algo incomparable, es indescriptible. Es una emoción muy grande que tengo, siempre había querido hacer esto y toda la semana lo estuve pensando, afortunadamente se me dieron las cosas para poder hacer los goles”.

Lee también   Sabah nos engañó