La violencia se apodera del futbol mexicano
La violencia se apodera del futbol mexicano

¿Por qué las tribunas vacías en los estadios en México?

Es un tema que ha llamado la atención de sobremanera en los últimos meses y el cual se reflexionaba hace un par de días en FutbolSapiens en una nota de César Luis Menotti donde se tocaron temas deportivos y culturales.

Y lo que son las cosas, rápido llegaron argumentos de peso que sugieren que en México el futbol está tomado por vagos, por delincuentes que no tienen freno, que no tienen límites y que de manera contundente contradicen a aquellos directivos que aseguran que al futbol en México se puede ir perfectamente en familia, con tranquilidad y seguros.

Eso es mentira, en México asistir a un estadio de futbol incluye algunos riesgos latentes, nítidos, que un día pueden estallar o no, pero ahí están, apoderados de un sector de tribuna, «animando» y «alentando», pero también causando desmanes y pánico dentro y fuera del estadio.

En cinco días el asunto se ha disparado con toda su furia; la trifulca del Chivas-León posterior al duelo del domingo pasado; en San Luis, la policía subiendo a sus camiones a punta de pistola a hinchas del equipo Pumas; en Querétaro, los ánimos calientes tras el duelo contra Atlas; y ayer en Neza, los lamentables hechos entre barras del América y de los Toros antes del juego. El colmo fue que también hubo enfrentamientos entre propios barristas del América con total impunidad, descaro y sin el más remoto sentido común.

La violencia en estos últimos días ha dado un paso gigante, fuerte y profundo en su intención de apoderarse de los estadios mexicanos y alejar a una afición noble, capaz de asistir a las tribunas mezclada con aficionados contrarios sin problema alguno.

Es tiempo ya de tomar decisiones de peso, concretas y quizá extremistas, y es que de no frenar este asunto el futbol en México estaría entrando en una especie de terapia intensiva en todos los sentidos, pues es la afición la que hace posible este deporte y sin ella, alejada por el miedo, esto no tiene chiste.

Lee también   "Nos ha dado una lección a todos": Solskjaer alabó las actuaciones de Cavani

El tema ya traspasa lo meramente deportivo, este es un asunto de cultura, de educación, de principios y de seguridad global, pues si bien es cierto que lo que pasa dentro de cada inmueble corresponde a las autoridades encargadas del mismo y a los clubes locales, lo que pasa fuera corresponde a otras entidades que se supone, están encargadas de brindar seguridad a los ciudadanos.

Ayer, en los programas deportivos nacionales se polemizaba con el papel que la Liga MX juega en este sentido, su incapacidad para dar solución a un problema que desde hace ya muchos años viene dando muestras claras de crecimiento y de fortalecimiento total al adueñarse de las tribunas en los estadios mexicanos. Sugerencias para erradicar la violencia dieron algunas, incluso hubo quien solicitó la entrada de las autoridades federales para frenar de tope esta situación que tiene en jaque a la afición mexicana y al propio futbol.

Por su parte, las Ligas MX y Ascenso MX respondieron a los incidentes de ayer con un comunicado que no sirve de mucho, que no resuelve nada, pero que deja de manifiesto su postura en torno a los lamentables hechos entre propios barristas del América y del Neza.

«La LIGA MX/ASCENSO MX reprocha enérgicamente los incidentes que acontecieron entre dos grupos de animación en el juego de Ida de la Llave Tres del Torneo de COPA MX Clausura 2013 entre los Toros Neza y las Águilas del América, mismos que lesionan a nuestra afición y al espectáculo».

«De igual forma se solicita a las autoridades correspondientes que inicien proceso de averiguación y sean consignados los responsables por los actos de violencia en el Estadio de la Universidad Tecnológica Nezahualcóyotl», reza el comunicado.

La Liga MX, por cierto, reiteró su compromiso con el Fair Play dentro y fuera de la cancha.

¿Y para ustedes, qué soluciones pueden implementarse desde ya para evitar que la violencia siga creciendo en el futbol mexicano?