Dicen que las reglas se hicieron para romperse, dicho que se ajusta al mundo virtual muy a menudo y, por supuesto, en el futbol no es la excepción. Ahora toca el turno de analizar dos juegos (uno más exitoso que el otro) que rompieron todos los esquemas, la saga de FIFA Street y el Red Card 20-03.

Haciendo la diferencia

No cabe duda que echar las retas en los videojuegos han cobrado un nivel de importancia que no termina en la simple diversión. No, ahora también se trata de orgullo, de honor. Las discusiones y los corajes son reales, y las burlas están a la orden. ¿A quién no le ha caído gordo el mamón que dice «ya me cansé de ganar»?

FIFA Street y Red Card hicieron la diferencia, pues tornaron más divertido el futbol virtual y a los gamers nos quitaron algo de presión para cuando echamos las retas.

Empecemos con el FIFA Street

EA Sports se ha dedicado a representar de excelente manera los juegos de deportes (FIFA, NHL, NBA, entre otros), sin embargo la fórmula comenzaba a ser repetitiva y tenía que haber un cambio drástico para no saturar, pero sin que las franquicias (FIFA y FIFA Street) perdieran éxito.

Fue en el 2005 cuando llegó la primera entrega de este videojuego que se estrenó para el GameCube, PlayStation2 y Xbox. Había mucha expectativa, pues fue anunciado con bombo y platillo, y además en la portada del juego estaba Ronaldinho, quien en ese tiempo vivía los mejores momentos de su carrera.

Por supuesto lo atractivo del juego era la facilidad para hacer fintas al más puro freestyle. Todo era una fantasía, pues jugar futbol callejero te garantiza que no habrá árbitros. Obviamente las faltas prácticamente NO EXISTEN.

Gustó mucho gracias a su estilo arcade, pero si bien no fracasó, las ventas no fueron las esperadas.

Claudio Quiroz, de la revista Atomix, explica el por qué EA Sports no pudo sacar adelante la franquicia: «en general la serie no resultó ser un éxito, pues sus ventas no fueron nada espectaculares, con todo y que vimos mejoras notables para la segunda entrega. Fue la tercera la que terminó por poner fin a la franquicia en un buen rato. Y es que, si lo analizamos fríamente, la cultura del futbol callejero y freestyle no es tan grande y masiva como la del deporte serio o formal que conocemos. Es cierto: hay torneos, estrellas e incluso grandes veteranos como Edgar Davids que han organizado torneos en todo el mundo, pero no termina por ser un mercado masivo».

EA Sports decidió ponerle fin al FIFA Street en el 2008 y parecía que eso sería todo para esta saga que no había visto los frutos que se esperaban. Sin embargo, en 2012 nos sorprendieron con una nueva entrega. Las plataformas para este juego serían el Xbox 360 y el PlayStation 3, lo que garantizaba el motor gráfico, pues manejaba el mismo que el FIFA 12. Podías escoger a clubes de la MLS, Premier League, Ligue 1, Bundesliga, Serie A y La Liga.

Lee también   ¡Se revela la portada de PES 2018!

Sin lugar a dudas este último FIFA Street ha sido el mejor de todos. Lograron corregir sus errores y entregarnos un videojuego con muchas nuevas opciones que hacen que tengas bastantes horas de diversión. Además, vino acompañado de un buen soundtrack con artistas de todo el mundo.

Red Card, el mismo deporte, pero con reglas diferentes

Si creían que este juego sería un simple camino por el parque, están totalmente equivocados.

RedCard 20-03 se estrenó en el 2002 e hizo lo que pocos permitían, que los futbogamers se diviertan con su deporte favorito, pero que también dieran rienda suelta a los codazos y tacleadas. Los árbitros, si es que los había, apenas y sacaban alguna rara tarjetita…

La empresa desarrolladora de videojuegos, Midway, ya tenía basta experiencia en la creación de juegos sin reglas (NFL Blitz, NHL Hitz), y por supuesto también de juegos violentos (¿alguno de ustedes conoce Mortal Kombat?). Ahora el reto era llevarlo al campo del futbol, algo nada sencillo teniendo siempre enfrente al FIFA y al PES.

Bueno, pues como lo mencionaba anteriormente, el juego podía ser muy divertido o también caer en el tedio por culpa del árbitro. Por supuesto la mayoría de la gente que le dio su oportunidad a este título, si desactivaba al árbitro, podían ver trancazos, meter goles de fantasía con poderes extraordinarios, entre otras funciones.

Jeremy Dunham, de la revista IGN, asegura que: «el problema con RedCard radica en que nunca se decide bien si es un juego arcade o un simulador. Aunque movieras la barra del árbitro a «apagado», las locuras de Midway impedían tomar en serio el partido. El motor gráfico es poderoso, pero deja de lado la simulación para convertirse en un juego divertido».

RedCard logró en su primera y única entrega lo que muchos otros no han podido, obtener las licencias de FIFPRO para utilizar los nombres reales de los jugadores, así como estadios tipo Saitama, Daegu y Yokohama; además en la portada aparecía el estadounidense Brian McBride. Increíble ¿no?

Concluyendo

Dos juegos que traían grandes ideas. Uno de ellos (RedCard) lo supo plasmar a la primera, sólo que el tiempo y el momento para estrenarlo no fue el más adecuado, ya que, reiteramos, teniendo enfrente al FIFA y al PES es complicado competir.

Por otra parte, FIFA Street logró su cometido hasta la cuarta entrega. Tuvieron que pasar casi 7 años para que EA Sports lograra que el freestyle soccer fuera igual de divertido, como lo puede llegar a ser en la vida real.

Fuentes:
Ign.com
Atomix.vg
Gamfaqs.com
Egmnow.com