Una fuente cercana al Club Deportivo Guadalajara, reveló los detalles de cómo y en qué momento se habría dado el rompimiento entre el estratega argentino, Matías Almeyda y la plana mayor de Chivas, el propierario, Jorge Vergara, el CEO, José Luis Higuera y el director deportivo, Francisco Gabriel de Anda.

Todo comenzó el día 23 de abril de 2018, Chivas se encontraba en plena concentración dentro de las instalaciones de Verde Valle, preparando el duelo de vuelta correspondiente a la Final de la Liga de Campeones de CONCACAF ante el Toronto FC, Almeyda mantenía a sus jugadores alejados de las redes sociales y los medios de comunicación.

El lunes de esa semana, llegó la noticia del fallecimiento del padre de Miguel Basulto al búnker rojiblanco, por lo que el jugador recibió el permiso de la directiva para salir rumbo a Ocotlán a darle el último adiós a su padre. Pero, antes de marcharse, el grupo le prometió que ganarían la final y el título se lo dedicarían a su padre, situación que llevó a Basulto al llanto, ante un Almeyda que vio a un jugador y una plantilla demasiado tristes.

Almeyda perdió con la directiva, pero se ganó a todos los jugadores / Imagen: iMAGO7

Luego de concluir el entrenamiento, el ‘Pelado’ se encerró en su oficina con Amato y Bonini, quienes formaban parte de su cuerpo técnico y tomaron la decisión de viajar ese mismo día a Ocotlán con todos los jugadores sin autorización de la directiva. El viaje fue de cinco horas ( dos de ida y dos de vuelta, además de la hora que pasaron al lado de Basulto), Basulto al ver su técnico y a sus compañeros volvió a romper en llanto de emoción y tristeza a la vez.

Lee también   Las Chivas permitirán el ingreso de menores de edad en el juego contra el Tijuana

La directiva del ‘Rebaño’ se enteró del viaje a las primeras horas del siguiente día y enfurecieron con Matías Almeyda por haber roto la concentración del equipo previo a una final internacional. Aunque el resultado ya todos lo conocemos, el Guadalajara finalmente se alzó con el campeonato y éste mismo fue dedicado al padre de Basulto.

La cuestión es, que a partir de ese día, el timonel argentino se ganó a tres enemigos con un puesto más alto que el de él mismo, sin embargo, también se ganó la confianza y apoyo absoluto de los jugadores, luego de mostrar su enorme calidad humana y empatía hacia su grupo de trabajo, quienes hoy en día no dudan en seguirlo al cielo o al infierno mismo.