Hemos disfrutado de una jornada 1 en la que vimos partidos con mucho espectáculo y refuerzos que se estrenaron de maravilla con sus nuevos equipos. Sin embargo aun hay equipos que no han podido estrenar sus nuevas armas en este Clausura 2013, más que nada por problemas de papeleo gubernamental en cuanto a visas.

Tal es el caso de Cruz Azul, quienes aun no han recibido la visa de trabajo para sus refuerzos de lujo Nicolás Bertolo y Teófilo Gutiérrez. El argentino y el colombiano ya tienen sus pases de la FIFA para jugar en la Liga MX, pero mientras no tengan su documento que los avale para trabajar legalmente en México, no pueden jugar.

“Lo veo bastante motivado, está contento con ganas de empezar a jugar, esperamos que cuando se dé la oportunidad pueda arrancar bien y pueda brindarnos esos goles. Da mucha tristeza pero él entiende que hay cosas que se nos salen de las manos para poder estar en el partido”, fue lo que declaró Luis Amaranto Perea con respecto al caso que vive su compatriota Gutiérrez.

No sólo en la Máquina ocurren este tipo de cosas. En Atlas aun no resuelven la situación de Rodrigo Millar y del “Iniesta boliviano”, José Luis Chávez. El caso del chileno Millar es una incertidumbre total ya que sólo tiene 15 días para resolver el problema, de lo contrario tendría que volver a Chile para solucionar todo desde allá.

Otro de los casos en nuestro fútbol local es el del argentino Mauro Matos, refuerzo del San Luis que fue deportado cuando llegó a México protagonizando el papelón más grande del inicio de año en la Liga MX.

Lee también   San Luis se pintó, literalmente, de rojo y negro